Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El Mundial revoluciona la gastronomía brasileña

La Vanguardia La Vanguardia 04/06/2014 null

Río de Janeiro. (EFE. J. García).- El Mundial de fútbol Brasil 2014, que comienza en ocho días, ha servido de inspiración a algunos chefs de cocina para ofrecer nuevos platos alusivos a la competición o con los que dejan claro su apoyo a la selección brasileña y sus sueños con el sexto título mundial.

En un ambiente en el que es posible ver algunas calles de Río de Janeiro engalanadas con banderas -menos de las que se esperaban- y papeles satinados colgando entre los edificios, no es difícil encontrar restaurantes con menús adaptados al Mundial.

Es el caso de Santa Safisfação, un restaurante en el próspero barrio de Leblon cuya jefa de cocina, Carol Caldas, tiene lista una sopa de arracacha y espinacas que, cuidadosamente servida, dibuja en el plato los colores de la bandera de Brasil.

"Es nuestro homenaje a la selección", admite Caldas, para quien el Mundial brinda la oportunidad de dar a conocer a los miles de turistas que acompañan las selecciones "la variada y rica gastronomía brasileña". Por ese motivo, además de la sopa conmemorativa, "en la carta vamos a ofrecer los mejores y más conocidos platos de este país", agrega.

Fabiana D'Angelo es una de las grandes pasteleras de Río de Janeiro. La afición de hacerle dulces a su hermana pequeña se convirtió en profesión hace 15 años. Hoy, de su cocina con 20 empleados en la popular barriada de São Conrado, salen todos los meses más de 15.000 brigadeiros para atender pedidos cada vez más numerosos de esta popular especie de bombón de chocolate.

Con el Mundial, relata D'Angelo, "la demanda se ha disparado un 30%, por lo que esperamos cocinar, de aquí a que termine el campeonato, unos 40.000 o 50.000 brigadeiros". Todo un reto para una pequeña empresa en la que se trabaja al modo tradicional: con el chocolate en los cazos a fuego lento y removiendo con cuchara de madera.

La clave para tamaño aumento de demanda fue vestir el dulce con los colores representativos de los países que participan en el Mundial o directamente diseñar sus banderas sobre la cobertura de los bombones, que son postre habitual en cualquier mesa de este país.

La empresaria reconoce que la gran mayoría de los pedidos son de brasileños "porque nos gusta festejar y, más en el Mundial, reunir a los amigos en casa para ver los partidos en la televisión".

Pero hay otro tipo de demanda, garantiza. "Brasil es un país muy mezclado, con personas y parejas de diferentes países, por lo que tenemos muchas entregas de pastelitos con las banderas de España, Japón, Argentina, Alemania, Inglaterra... de todos los que van a jugar el Mundial", afirma.

El mundo del cóctel, habitualmente creativo, no podía quedarse al margen del Mundial de fútbol. El mejor ejemplo son Ibérico y Entretapas, dos exponentes de la cocina española en la zona sur de Río.

"Hemos creado ocho cócteles como homenaje a las ocho selecciones nacionales que, hasta la fecha, se han proclamado campeonas del mundo: Uruguay, Italia, Alemania, Brasil, Inglaterra, Argentina, Francia y España: toda una selección de campeones", explicó a Efe uno de los socios de los restaurantes, el murciano Antonio Alcaraz.

Los ocho combinados fueron elaborados con productos propios de cada uno de esos países y cuya presentación en el vaso, o copa, recuerda sus colores. Así, por ejemplo, el Canarinho de Brasil, mezcla dos tipos de cachaça y zumo de maracuyá, que dan como resultado un combinado amarillo; el argentino albiceleste, se crea a partir de curação blue y carambola; el inglés three lions contiene whisky e infusión de te, mientras que en la furia española puede saborearse cava, jerez y jalea de pimentón. 

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de La Vanguardia

image beaconimage beaconimage beacon