Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El New York City o el nuevo Cosmos

EL PAÍS EL PAÍS 08/06/2014 Joan Faus

Salvando las distancias, el New York City FC busca con el reciente fichaje de David Villa lo que pretendía en 1975 el New York Cosmos con el de Pelé. La nueva franquicia de Nueva York, propiedad del Manchester City, quiere construir su equipo, que debutará en marzo de 2015 en la liga estadounidense, alrededor del jugador español. Aspira a que la popularidad del delantero y de otros futbolistas europeos que están tanteando actúe de imán para atraer a más aficionados y disparar la audiencia del fútbol en Nueva York y el resto de Estados Unidos. Fue lo que lograron los Cosmos con el astro brasileño que jugó tres temporadas y llevó el equipo a alzarse con un campeonato. Ese fue, sin embargo, un éxito fugaz: el club desapareció en 1984 de la mano de la pérdida de audiencia. Hace cuatro años renació, aunque lo hizo en la segunda división de la MLS.

El proyecto del New York City es mucho más a medio plazo, conscientes los propietarios árabes del club inglés del auge en los últimos años del soccer, como se conoce al fútbol en este país. “Nueva York es un lugar deportivo legendario, además de una próspera ciudad global con una base de aficionados al fútbol que se está expandiendo rápidamente”, afirmó Ferran Soriano, director ejecutivo del club citizen, en la presentación de la nueva franquicia. El club también espera beneficiarse del tirón de la marca Nueva York, aunque, según se comenta, la elección de esa ciudad también respondió a un factor más prosaico: cuenta con la palabra city, lo que casa a la perfección con el nombre del conjunto de Manchester.

Pero más allá de las vicisitudes estadounidenses, el proyecto también se cementa en una iniciativa empresarial global. “El objetivo es ser la primera organización de fútbol verdaderamente global. Desarrollar una manera de jugar global pero ejecutada localmente”, explica un portavoz del City Football Group, la entidad matriz. Al margen de la franquicia de Nueva York, que adquirió en mayo de 2013 por unos 73 millones de euros, el Manchester City ha expandido sus redes a Australia -en enero compró por unos ocho millones de euros el 80% del Melbourne Heart, ahora rebautizado como City- y a Japón -en mayo se hizo con un paquete minoritario del Yokohama Marinos. De hecho, antes de desembarcar en Nueva York, Villa jugará en octubre y noviembre en el conjunto australiano.

El club inglés pagó 73 millones de euros en 2013 por la propiedad del conjunto neoyorquino

El City, además, no está solo en su aventura neoyorquina. El club, propiedad de un grupo de inversión de la familia real de Abu Dabi, se ha aliado con los Yankees, de la liga de béisbol, que tienen una participación minoritaria en la franquicia pero cuya enorme popularidad en EE UU ayudará sin duda a impulsarla. De momento, el City jugará en el estadio de los Yankees mientras negocia la construcción de uno propio. La alianza no es del todo nueva, pues el servicio de gestión de eventos del club de béisbol tiene una concesión en el estadio del Manchester City.

“Los Yankees son unos inversores muy sabios. Saben intuir lo que se avecina”, afirma Robert Riccio, periodista del portal Examiner y experto en el panorama del soccer en EE UU. “Es un mercado al alza, sobre todo entre los niños y también gracias a la inmigración latina. Y fichar a grandes estrellas, que son muy conocidas, es la mejor manera de atraer a más gente”.

El club, propiedad de un grupo de inversión de la familia real de Abu Dhabi, se ha aliado con los Yankees

Las cifras atestiguan el auge de popularidad. Según la MLS, la estadounidense es la séptima liga de fútbol más seguida del mundo. Lo que tiene su traslación en el preciado mercado de las audiencias televisivas. La última final del Mundial de fútbol, en 2010, fue seguida por 24 millones de telespectadores en EE UU, un 41% más que en la cita de cuatro años antes. Todo apunta que el récord será ampliamente superado en el inminente torneo en Brasil. Pese a la mejora, la distancia respecto a la NFL, la liga de fútbol americano, sigue siendo abismal: la última Super Bowl registró una audiencia de 111 millones.

En el terreno deportivo, el New York City competirá con el otro equipo de la ciudad, el New York Red Bulls, que está venido a menos y que tiene desde 2010 como estrella al delantero francés Thierry Henry. Desde que anunció hace unos días su salida del Chelsea, suena con fuerza la posibilidad de que Frank Lampard se una a Villa en las filas del City. Hace cuatro meses el club estadounidense también trató de fichar a Xavi, que declinó la oferta en favor de seguir en el Barça. Junto al City, debutará en la próxima temporada de la MLS una nueva franquicia de Orlando, que llevará el total de equipos a 21.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon