Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El niño invidente que comenta partidos de fútbol por la radio

Logotipo de La Vanguardia La Vanguardia 30/09/2017
Pere Ribes en los estudios de Ràdio Olot, donde hace tres temporadas que forma parte del programa de deportes L’Olot © Image LaVanguardia.com Pere Ribes en los estudios de Ràdio Olot, donde hace tres temporadas que forma parte del programa de deportes L’Olot

“Si me dieran la opción de poder ver, diría que no”. Lo dice con su voz suave de once años Pere Ribes, ciego de nacimiento. “Ver me obligaría a ser otro, a vivir de otra manera, a aprender a leer y escribir otra vez. Estoy muy contento de ser como soy”.

Acaba de empezar 1.º de ESO. Lo que mejor se le dan son las lenguas y la música. Lo que peor lleva es el dibujo “porque me agobia el compás”. Pere sigue los estudios con normalidad, “gracias especialmente a la ONCE, que me presta el Jaws, un programa que hace que mi ordenador hable”. Y a la labor de su ­profesora de apoyo que ofrece pautas a otros maestros para enseñarle mejor. “Haciendo béisbol me decían corre corre y yo no sabía adónde”.

Un curso nuevo, un nuevo reto. Su vida es así, llena de desafíos. Hace ya tiempo que es muy conocido “en toda la Garrotxa”, asegura con desparpajo Pere. Todo empezó cuando participó, hace cuatro años, en una muestra de gigantes y de farándula en Olot –a él le dejaron tocar todas las piezas- y salió por la tele.

“Me saludaban por la calle”. De esa época guarda una anécdota. Una señora le dedicó unas palabras que le animaban a ser lo que quisiera ser. “Lo más chocante fue que yo iba con mi bastón blanco y me paró en medio de un paso de cebra. Cuidado con los coches, le advertí”.

Pere se define como “un apasionado” de la vida. Todo lo vive con entusiasmo. El fútbol, lo que más. Sus amigos le hablaban del Chelsea y del United. “No los conocía ni en pintura”. Entonces decidió que debía tener un equipo y que debía ser de aquí. “Fui a internet y escuché todos los himnos de los clubs de la Liga. El del Real Betis, cantado a viva voz por su afición, me impresionó ¿Podía ser de un equipo sólo por su ­canción? No. Tenía que ser bueno”. Entonces lo puso a prueba. “Si ganaba tres partidos seguidos, me haría del Betis. Y los ganó”. Así el verdiblanco se tiñó con

el rojo del Olot. “Los dos están empatados en mi corazón”.

Uno de sus recuerdos imborrables fue cuando visitó el Estadio Benito Villamarín. Lo hizo gracias a la Peña bética de su pueblo, que organizó una rifa para costear el viaje. “Fue un gesto espectacular”, agradece el chico. De la capital hispalense tiene grabado el bullicio de una calle llena de bares y el pescaíto frito, “que me encantó”.

Pere tiene dos grandes aficiones. Una es nadar. Lo hace un par de días a la semana. “Es muy cansado, pero me lo paso bien. Pienso en mis cosas y me relaja”, sonríe. La otra es DjmaRiiO, un youtuber que comenta videojuegos FIFA. “Cada día cuelga un vídeo. Los he visto todos”.

Pere tiene muy claro lo que quiere ser de mayor. Hace tres años, estaba un día en el campo del Olot. “Un festival. Tres goles y dos penaltis en la primera parte. Yo noté que me estaba perdiendo muchos detalles. Necesitaba que alguien me los explicara”. Su madre puso remedio. Se fueron juntos a la zona de prensa. Así conoció a David Planella, que transmitía los encuentros para la emisora local. “Ven a mi lado y así escucharás los partidos”. Se convirtieron en inseparables. Poco después, Planella le hizo debutar como comentarista. “Fue muy guay”, dice el joven. Desde entonces suma ya unos 30 partidos, todos en casa.

Su ceguera no es una barrera para construir su sueño: ser periodista deportivo. “Con la radio veo perfectamente todo lo que pasa. El locutor describe el terreno de juego, quién tiene la pelota y lo que sucede. El resto es imaginación”, explica. Y añade: “Yo voy unos segundos más tarde para rematar con mi intervención lo que ellos cuentan”. Lo hace con seguridad y estilo propio “porque me gusta ser yo mismo”. Pere estudia cómo juegan los rivales: si defienden bien, quién y cómo chuta las faltas o si un jugador tira los penaltis a la izquierda o a la derecha. “Siempre me documento escuchando resúmenes de otros partidos.”.

Esta es la tercera temporada que Pere forma parte del programa L’Olot, en Ràdio Olot, con ­David Planella, Pau Masó, David Bosch y Sandra Sotillo. “Somos un equipazo”. Su labor profe­sional y ejemplo de integración les ha valido ganar uno de los Premios Solidarios ONCE Catalunya, que recogerán el próximo jueves. “Acompañaré a Pere, pero hablará él. Después de su ­parlamento seguro que no sé qué decir. Es un crack”, confiesa Planella.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de La Vanguardia

image beaconimage beaconimage beacon