Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El paisaje centra el universo artístico de Le Corbusier en CaixaForum Madrid

La Vanguardia La Vanguardia 10/06/2014 null

Madrid (EFE/Mila Trenas).- En torno a la gran pasión que sentía Le Corbusier por el paisaje gira la exposición que CaixaForum Madrid dedica al padre de la arquitectura moderna, del que también muestra sus grandes proyectos y sus múltiples facetas artísticas.

Doscientas obras forman "Le Corbusier. Un atlas de paisajes modernos", un mosaico artístico compuesto por maquetas, pinturas, planos, fotografías, audiovisuales, además de la reconstrucción de cuatro interiores creados por Le Corbusier.

Con su mobiliario original se exhiben interiores de la Maison Blanche; un pabellón para la Villa Church, en Villed'Avray; la unité d'habitation de Marsella, y la cabaña de Roquebrune-Cap- Martin, donde Le Corbusier pasó los últimos días de su vida

Protagonistas de este recorrido son también proyectos como el de la Villa Savoye, el Palacio de los Sóviets, de Moscú, los edificios del Capitolio en Chandigarh, en la India, además de la capilla de Ronchamp, el Plan Voisin, en París, o el Plan Maciá, en Barcelona, que no llegó a ver la luz por la Guerra Civil española.

Madrid es la tercera etapa de una muestra que se ha exhibido en el MoMA de Nueva York y en CaixaForum Barcelona con gran éxito de público. "Aquí es más comprimida", comentó el comisario Jean-Louis Cohen, experto internacional en la historia de la arquitectura y el urbanismo.

Protagonista de numerosas exposiciones a lo largo de la historia, la intención del comisario ha sido "enfocar distintos aspectos que se han pasado por alto y que son importantes en el discurso de Le Corbusier".

Aunque no fue el primero que viajó "sí fue el primer experto que trabajó en los cinco continentes, por lo que su trabajo tiene una geografía muy amplia y eso es lo que he tratado de analizar", señaló Cohen, para quien el autor trató el paisaje "de forma metafórica".

Su recurso metafórico procedía de la minuciosa observación de las cosas, asimilando las influencias de los diferentes países que visitó.

El padre de la arquitectura moderna utilizó los principios del paisaje, "que le permitían desarrollar muchas ideas a distintas escalas", comentó el comisario, quien destacó también la gran importancia que Le Corbusier dio a los medios de comunicación.

"Muchos de sus proyectos no iban a ser construidos pero los hacía para publicarlos en los periódicos; era un hombre mediático que hizo 75 edificios y público más de 45 libros. Le gustaba provocar y atraer la atención del público".

Su amplio espectro de ambiciones le llevó a potenciar su personalidad con el apodo "Le Corbusier", seudónimo que adoptó a los 29 años y que es una variación irónica del apellido de su abuelo materno Lecorbésier.

"Quería representarse de forma diferente. El arquitecto estrella no es algo nuevo; los de ahora se presentan como figuras públicas y en el caso de Le Corbusier también ocurría así".

Grande también en el campo del diseño, Charles Edouard Jeanneret no fue simplemente el creador de algunos de los más importantes edificios del siglo pasado sino que destacó como pintor, escultor, diseñador de muebles, urbanista y autor.

"La arquitectura no es solo hacer aeropuertos, museos o grandes edificios; la arquitectura es práctica y ese cambio lo introdujo la modernidad. No supuso solo un cambio en la forma sino en el horizonte de una práctica".

Cohen destacó la relación especial que Le Corbusier mantuvo con España, donde viajó en varias ocasiones, la primera de ellas con motivo de dos conferencias que pronunció en la Residencia de Estudiantes en 1928.

Considerado una figura heroica de la historia de la arquitectura y el arquitecto del siglo XX por antonomasia, fue invitado por la Sociedad de Cursos y Conferencias para pronunciar las conferencias "Arquitectura, mobiliario y obras de arte" y "Una casa-un palacio", en la Residencia.

A raíz de esta visita, Josep Lluís Sert le invitó a pronunciar dos conferencias en Barcelona y a partir de entonces inició una estrecha relación con nuestro país, que recorrió con sus cuadernos, en los que tomaba notas, dibujaba y plasmaba las impresiones que le producía España.

El recorrido de la exposición propuesto por Jean-Louis Cohem no solo es cronológico sino que abarca un itinerario completo por las facetas de este artista multidisciplinar que fue arquitecto, urbanista, pintor, diseñador de interiores, escritor, editor, fotógrafo y cineasta aficionado.

Desde las montañas a las ciudades, para acabar en el Mediterráneo, deteniéndose en sus viajes, la propuesta muestra su trayectoria a lo largo de seis décadas en las que observó, imaginó y persiguió paisajes sin cesar: paisajes arquitectónicos, paisajes domésticos, paisajes en los objetos.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de La Vanguardia

image beaconimage beaconimage beacon