Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El Parlament pide al Gobierno catalán que elimine las dietas de sus altos cargos

Logotipo de EL PAÍS EL PAÍS 18/06/2014 Maiol Roger

El Parlament ha pedido esta mañana al Gobierno catalán que elimine las dietas a los altos cargos mientras los funcionarios sigan sin cobrar una de sus pagas extras. La propuesta la ha impulsado el socio del Ejecutivo, Esquerra Republicana, a través de la Comisión de Asuntos Institucionales de la Cámara. El texto no es vinculante y no cuenta con el beneplácito del Gobierno, expresado en el voto en contra de CiU. La federación nacionalista es el único grupo que se ha opuesto a la propuesta de resolución. El PP se ha abstenido, y el resto ha votado a favor. CiU planteaba una enmienda que invitaba a "revisar" las dietas antes que suprimirlas, pero ERC no la ha aceptado.

El texto insta al Gobierno a que "mientras los trabajadores públicos no reciban de forma íntegra sus catorce retribuciones se elimine cualquier derecho derivado de la asistencia por parte de órganos superiores, altos cargos, eventuales y trabajadores de la administración de la Generalitat y de su sector público a órganos colegiados". A este efecto, la propuesta de resolución da un mes al Gobierno para adaptarse a la nueva realidad.

La Generalitat reparte más de 700.000 euros solo en dietas para consejeros, secretarios de departamento y directores generales, según los datos disponibles en la web de transparencia del Gobierno catalán. El consejero de Territorio, Santi VIla, es el consejero que más dietas cobra. Percibe hasta siete complementos por asistir a reuniones relacionadas con su cargo, que le reportan 11.587 euros brutos anuales, adicionales a los 103.176,38 euros de su sueldo base. Felip Puig, consejero de Empresa, le sigue de cerca, con 11.477 euros en dietas. También cobran dietas la vicepresidenta Joana Ortega (6.306 euros) y Germà Gordó, de Justícia (2.268 euros). Josep Maria Pelegrí, de Agricultura, renunció a las suyas, y el resto de consejeros no asisten a órganos con derecho a percibir estos complementos. 

La resolución del Parlament pide suprimir las dietas que paga el Gobierno, pero no entra a valorar las dietas que paga la cámara a sus representantes por movilidad. Los diputados tienen derecho a percibir entre 1,500 y 2.100 euros mensuales a sumar a su sueldo base.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon