Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El piloto Jorge Lorenzo vende la mansión de la polémica

El Mundo El Mundo 07/06/2014 JAVIER SÁNCHEZ

Las modelos patrocinadas ya se fueron con sus bailes, no se muestran ahora dos imponentes Yamaha al salir del ascensor, ya no se escucha de fondo una guitarra flamenca...pero la casa es la misma. La labor del agente inmobiliario esta vez es más que sencilla. El potencial comprador, seguro, ya conoce lo que verá al cruzar la puerta. Aunque, como él, claro, decenas de miles de personas. Y, con ellos, la polémica.

La mansión que el piloto Jorge Lorenzo mostró en diciembre del año pasado en un cuestionado vídeo de la marca de bebidas energéticas Monster está ahora a la venta. Tan sólo dos años después de su construcción, la vivienda, que era utilizada por el doble campeón del Mundial de MotoGP como lugar de veraneo, se encuentra en los catálogos de dos agencias internacionales especializadas en alto standing, Engel & Volkers y Lucas Fox, y aunque ambas niegan hacer público el precio, lo hace, siguiendo los parámetros de casas cercanas, por unos tres millones de euros.

Construida en Sant Andreu de Llavaneres, 40 kilómetros al norte de Barcelona, en una aislada esquina de la urbanización de lujo Supermaresme, la residencia, de 466 metros cuadrados y domótica, está dividida en tres plantas y consta de cuatro dormitorios, cinco baños, una sala de juegos, un cine, una bodega, además una piscina exterior y un jacuzzi en la terraza superior (que según decía Lorenzo, había mandado colocar él) pero sobre todo sobresale por su inmensa zona deportiva.

Gimansio, spa y garaje inmenso

En casi 1.000 metros cuadrados subterráneos se esparcen un gimnasio con un ring en cuya lona está pintado el 99, el número del piloto, una piscina interior de 30 metros separada del resto por una mampara ( "para evitar la humedad", según comentaba él) y una amplia área de spa y duchas. Junto a esa zona, además, se encuentra un garaje con seis plazas que, en las fotografías que muestran las inmobiliarias, aún se puede ver decorado con fotografías de gran tamaño de Lorenzo celebrando alguna victoria o posando en sesiones de modelaje.

© Proporcionado por elmundo.es

"Tenemos prohibido ofrecer dato alguno de esa propiedad", admiten a LOC desde ambas agencias con sumo celo, evitando desvelar si ya hay ofertantes o la procedencia de éstos, esquivando ante todo cualquier controversia. La que protagonizó hace medio año ya fue suficiente. Entonces, la publicación en Youtube del reportaje realizado por el líder de Yamaha (aunque aún anda a la espera de renovar) para el sponsor estadounidense se convirtió en viral y provocó una ola de críticas resumibles principalmente en dos grandes reproches. Por una parte, el machismo que se podría desprender de la aparición caprichosa de maniquís siempre ligeras de ropa. Y por otra, la ostentación de la riqueza que significaba la propia exhibición de la casa. Lorenzo, de 27 años, aceptó en los días posteriores el primer razonamiento pero no así el segundo que, según decía, eran una cuestión puramente nacional.

"El vídeo estaba enfocado al público americano y quizá me arrepiento de cómo aparecen las chicas, parece frívolo, aunque tampoco debería ser tan escandaloso", señalaba el mallorquín aunque inmediatamente después añadía: "Del resto no me arrepiento. Entiendo que pueda molestar, porque hay gente que lo está pasando mal... pero a mí nadie me ha regalado nada. Vengo de familia humilde, no he robado a nadie, todo lo he hecho legalmente. Me lo he ganado con años de sacrificio y muchas lesiones. Tener estas críticas no sienta bien pero ya sabemos que en España las cosas siempre se ven diferente".

Ahora el piloto, que reside la mayor parte de la temporada en Lugano (Suiza), cuarto por ahora en el Mundial tras la disputa de seis carreras (la próxima el día 15, en Montmeló), ha decidido sacar al mercado la mansión y dejar atrás aquel episodio. Así, tras sólo dos años de disfrute de una segunda residencia a orillas del Mediterráneo, ya ni modelos, ni motos sobre el parqué, ni guitarra.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más el El Mundo

image beaconimage beaconimage beacon