Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El 'pixel art' de un catalán que ha enamorado a medio mundo

El Confidencial El Confidencial 31/03/2016 Jaume Esteve

Hasta hace pocos meses, Octavi Navarro era un diseñador gráfico e ilustrador que se ganaba la vida "trabajando para diferentes empresas y editoriales". Hoy, ha llamado la atención de uno de los padres de la aventura gráfica, Ron Gilbert, que le ha brindado la oportunidad de trabajar en 'Thimbleweed Park', el nuevo videojuego del creador de 'Monkey Island'.

Navarro atribuye este giro del destino a "la magia de internet y de las redes sociales". Que este ilustrador haya entrado en la plantilla de un videojuego de reconocido prestigio no ha sido casual. Navarro no ha seguido ningún cauce habitual. Fue uno de los responsables del juego, Gilbert, el que se puso en contacto con Navarro cuando se topó con el trabajo que el ilustrador colagaba en Pixels Huh, una web creada especialmente para mostrar una vetiente artística muy particular: el pixel art.

"Internet y las redes sociales están sustituyendo los clásicos currículums y 'books' profesionales", opina Navarro. El ilustrador cree que la tecnología actual le beneficia porque le permite mostrar a un potencial cliente cuál es su método de trabajo.

Una de las ilustraciones que Navarro ha colgado en su página web. (Octavi Navarro) © Proporcionado por El Confidencial Una de las ilustraciones que Navarro ha colgado en su página web. (Octavi Navarro)

[Ver más imágenes: Arte pixelado para ganarse el corazón del padre de las aventuras gráficas]

Pixels Huh ha sido la puerta que le ha abierto las puertas de la industria del videojuego. Este pequeño portafolio digital está dedicado a un estilo artístico concreto, nacido en los primeros compases de la industria del videojuego y ligado a las limitaciones técnicas de la época. Dadas las minúsculas resoluciones con las que trabajaban algunas máquinas años atrás (la de un ZX Spectrum era de 256x192 píxeles), era necesario aprovechar cada punto de la pantalla para representar un personaje. Cada píxel era un pequeño tesoro para los artistas de los ochenta.

Octavi Navarro es un autodidacta del 'pixel art'. © Proporcionado por El Confidencial Octavi Navarro es un autodidacta del 'pixel art'.

"Lo que me parece interesante del 'pixel art' es que no es un estilo nacido de la inquietud de un grupo de artistas sino de una mera limitación técnica, y eso lo convierte en un reto muy interesante ya que requiere un gran sentido de abstracción por parte del artista. Ese es su punto fuerte. Trabajar con limitaciones te obliga a sacar lo mejor de tí en otros aspectos", argumenta Navarro.

Ese 'pixel art' fue el mismo que dio forma al primer Mario de Nintendo. El mismo que, con un par de puntos de color marrón, daba la impresión de que el fontanero lucía mostacho. Y ese que forzó a los trabajadores de Nintendo a dibujarle una gorra para evitar los problemas de animar el pelo en las primeras máquinas recreativas: "Te obliga a ser sintético con lo que dibujas".

Esa habilidad para sintetizar es la misma que utilizaron los ingenieros de Nintendo y de cualquier otro estudio de los ochenta y los primeros noventa. Aunque antes era fruto de una limitación y hoy es pura estética, ambas épocas tienen un rasgo en común: "Representar una expresión facial o un objeto complejo sólo con un puñado de píxeles nos empuja a usar nuestra imaginación. Es como un puzle que tienes que resolver con las mínimas piezas posibles pero con la condición de que se siga entendiendo".

El trabajo de Navarro en 'Thimbleweed Park', cuyo tráiler se puede observar sobre estas líneas, está ligado a la creación de los escenarios, piedra angular del apartado gráfico de una aventura gráfica de corte ochentero. En esos escenarios se suceden, uno tras otro, los puzles a los que se enfrenta el jugador y en ellos se esconden infinidad de pequeños detalles en forma de píxeles. Cualquier jugador que disfrutara el primer 'Monkey Island' o el 'Maniac Mansion' en el que se inspira 'Thimbleweed Park' recordará lo laborioso que era escudriñar una habitación en busca de ese punto de la pantalla que escondía la llave para solucionar un acertijo.

"Ron Gilbert conoció mi trabajo, se puso en contacto conmigo y meses más tarde me ofreció trabajar en 'Thimbleweed Park'. Acepté sin pensarlo. Soy un grandísimo fan de sus juegos desde que era un niño". A pesar de la distancia, Navarro se coordina con el equipo del juego gracias a la red: "La mayoría de integrantes del equipo vivimos en lugares distintos del mundo".

Coger un estilo y hacerlo tuyo

Navarro no oculta que su estilo es deudor de años de evolución en la industria y que él ha añadido de su propia cosecha para que su trabajo sea genuino: "Hago un uso muy libre y personal de las limitaciones. Algunos dirán que mi trabajo se aleja del 'pixel art' clásico y no les faltaría razón. Creo que lo más interesante en cualquier medio artístico es coger sólo aquello que nos interesa de una técnica para luego añadirle nuestro estilo y experiencia".

Esperando. (Octavi Navarro) © Proporcionado por El Confidencial Esperando. (Octavi Navarro)

Cuando creó el portafolio que le ha abierto las puertas del videojuego, Octavi Navarro ni siquiera pudo pensar en un título con gancho: "Es un nombre un poco tonto. El típico que le pones a un proyecto cuando crees que nadie le va a prestar ninguna atención. Se me ocurrió porque, en inglés, la expresión 'huh' se utiliza normalmente en un contexto de escepticismo". Lo que Navarro no pudo anticipar fue la cálida recepción que iba a tener.

A este autodidacta de 36 años, la red le ha permitido salir de su círculo laboral habitual hasta llegar al extremo de "ser selectivo con los clientes con los que quiero trabajar". Entre esos clientes se encuentran estudios, directores de arte y diseñadores de videojuegos aunque por el momento Navarro no puede hacer oficial si continuará ilustrando más juegos con su estilo cercano al puntillismo: "¡Espero poder contarlo dentro de un tiempo!". Por el momento, el único afortunado de contar con sus servicios se llama Ron Gilbert.

Una de las ilustraciones que Navarro ha colgado en su página web. (Octavi Navarro) © Externa Una de las ilustraciones que Navarro ha colgado en su página web. (Octavi Navarro)
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de El Confidencial

image beaconimage beaconimage beacon