Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El plan de dos ingenieros españoles para que tu diminuto piso parezca más grande

Logotipo de El Confidencial El Confidencial 14/04/2016 S. Ferrer
© Externa

Los altos alquileres de grandes ciudades como Londres o Madrid no dejan otra opción a los más jóvenes que recluirse en diminutos 'zulos' de veinte o treinta metros cuadrados... o mudarse al extrarradio. Dos ingenieros españoles que trabajan en el Media Lab del Instituto Tecnológico de Massachusetts (Boston, EEUU) decidieron hace unos años que, si no podían cambiar esta realidad, al menos mejorarían la comodidad de los inquilinos. Ahora, están a punto de lanzar su producto al mercado.

City Home saltó a los medios en 2014 como un vídeo de un apartamento de veinte metros cuadrados capaz de adaptarse a las necesidades de su dueño. "Era provocador, pero sólo un ejemplo", explica a Teknautas el ingeniero industrial Hasier Larrea, que llegó al MIT hace ya más de cuatro años. Dos años más tarde, la idea está a punto de convertirse en realidad: en los próximos meses este proyecto de fin de carrera se convertirá en una empresa lista para conseguir que un estudio se transforme en un digno apartamento, según adelanta el investigador a este periódico.

La idea detrás de City Home es llevar el mundo de la robótica al de la arquitectura, que "no ha aplicado" estas nuevas tecnologías. "Queremos demostrar que puedes hacer grande un espacio muy pequeño", aclara Larrea, "que el espacio se adapte al usuario y no al revés". Así, aunque los metros cuadrados del piso no cambien, es posible dar la impresión de que es más grande.

Para transformar los prototipos de ciencia ficción en una tecnología implantable en apartamentos de verdad, Larrea y su equipo ya han comenzado las pruebas piloto. "Tenemos cuatro apartamentos en Boston con paredes robóticas que alquilamos por AirBnb. Ahora mismo hay gente durmiendo allí", asegura el ingeniero. La idea, en los próximos meses, implementar nuevos sistemas en otras ciudades como Seattle y Washington.

Dos años después, ¿qué ha quedado de City Home en comparación con el vídeo original? Según Larrea el sistema es muy parecido pero más simple, sin cocina: "Una pared con una cama integrada". La tecnología, que el ingeniero define como "un mueble de Ikea con superpoderes", será instalable en cualquier apartamento. "Esperamos hacer un lanzamiento oficial del producto en menos de un año".

Larrea comenta que la reconfiguración es muy antigua, como demuestran los sofás cama, pero es manual y "requiere mucho trabajo". La idea es que la transformación sea sin esfuerzo. Además, este sistema está conectado a internet para que, por ejemplo, el termostato inteligente se encienda cuando nos metemos en la cama.

El ingeniero incide en que su proyecto no es una defensa de los cubículos: "Ya está pasando, sobre todo si quieres vivir en el centro de una gran ciudad". Como asegura Larrea, su objetivo es que los espacios "tontos y estáticos" pasen a ser "listos y dinámicos", ya que la superficie se ha convertido en algo demasiado valioso como para desaprovecharla.

La iniciativa no sólo está pensada para estudios pequeños: también para casas más grandes y oficinas. Su intención es que los dueños de inmuebles adquieran el sistema para poder aumentar la rentabilidad de sus pisos en alquilera y que propietarios e inquilinos aprovechen las ventajas: "Puedes hacer que una casa de veinte metros cuadrados se comporte como una de cuarenta pero se alquile a precio de treinta".

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de El Confidencial

image beaconimage beaconimage beacon