Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El Port denuncia que el Estado merma su capacidad para competir

La Vanguardia La Vanguardia 17/06/2014 Óscar Muñoz

Las alarmas se han disparado en el puerto de Barcelona. Un nuevo instrumento previsto por el Gobierno central -un fondo para la conectividad de los puertos- que se nutriría de las aportaciones, vía préstamos, de las autoridades portuarias según su capacidad económica -podrían aportar hasta la mitad de sus beneficios ordinarios, lo que en el caso de la capital catalana supondría unos 25 millones de euros-, inquieta a los responsables del Port. Su presidente, Sixte Cambra, cargó ayer contra esta medida. "Nos preocupa muchísimo porque afectaría a la lógica competencia entre puertos y entre empresas", manifestó durante la jornada "El eje mediterráneo en el nuevo ciclo europeo", organizada por Banco Sabadell, KPMG y La Vanguardia, celebrada en Esade.

Cambra recordó que el principio básico de la ley de Puertos es la autofinanciación de cada puerto individualmente y que por esta razón tienen autonomía económica. Así, a su juicio, de tirar adelante el nuevo fondo, esta capacidad se mermería considerablemente. El actual modelo tiene dos "cajas comunes". Una es el fondo de compensación interportuario, con el que se contribuye al mantenimiento de los que son deficitarios. A él, cada autoridad (hay 28) destina el 4,5% del cash flow que genera. La otra, dotada con el 4% de los ingresos por tasas que tiene cada puerto, se destina a la entidad pública Puertos del Estado. En ambos casos, el puerto de Barcelona es el principal contribuyente. Aporta el 22,5% del primer instrumento y el 17,5% del segundo. Según datos de la Autoritat Portuària, el año pasado la suma de los dos concetos superó los 10 millones de euros y durante los últimos cinco, de 2009 a 2013, la cifra total aportada asciende a 47,3 millones.

La nueva medida forma parte de un paquete actuaciones aprobadas por el Gobierno el 6 de junio para impulsar el crecimiento, la competitividad y la eficiencia de la economía. Una de ellas era la creación de un Fondo de Accesibilidad Terrestre Portuaria, con recursos procedentes de los puertos para acelerar la construcción de los accesos viarios y, sobre todo ferroviarios, y así mejorar la competitividad. El Gobierno prevé que arraquen una inversión pública de unos 100 millones de euros anuales que no tendrán impacto en los Presupuestos Generales del Estado.

El presidente del Port explicó que el pasado jueves, en una reunión mantenida en Fomento, representantes de este ministerio y de la Autoritat Portuària analizaron el plan de empresa de esta última para los próximos cinco años y se puso encima de la mesa que el fondo antes citado se prevé nutrir con aportaciones de los puertos, que podrían alcanzar el 50% de sus beneficios ordinarios. Fuentes del departamento que dirige Ana Pastor destacaron ayer que las aportaciones serán préstamos que se devolverán a sus emisores. Las mismas fuentes no precisaron ni las cuantías ni los plazos de amortización.

Cambra lamentó que con sus recursos propios, procedentes de sus operadores, vayan a promoverse mejoras de en la conectividad de otros puertos y operadores competidores. Las consecuencias irían más allá, recordó, porque el puerto de Barcelona debería acudir a los mercados financieros con su propia garantía para adquirir recursos para otros.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de La Vanguardia

image beaconimage beaconimage beacon