Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El portavoz de Can Vies está imputado por el asedio al Parlament

La Vanguardia La Vanguardia 30/05/2014 Enrique Figueredo

Uno de los portavoces de Can Vies, que ayer además participó en una rueda de prensa, es uno de los 19 acusados del asedio al Parlament, que están pendientes de conocer la sentencia que debe emitir la Audiencia Nacional. Este portavoz, que desde que se iniciaron las tensiones tras el desalojo del citado inmueble se ha hecho llamar Pau Guerra, es en realidad Rubén Molina Marín, uno de los imputados que se sentaron en el banquillo de los acusados por dificultar la entrada de los diputados en la Cámara catalana en junio del 2011.

El propio Rubén Molina confesó ayer a preguntas de este diario que estos últimos días había estado utilizando el seudónimo de Pau Guerra porque "aquí en Can Vies se prefiere que no haya personalismos o liderazgos personales". El portavoz del edificio desalojado confirmó su auténtica identidad mientras participaba en la cacerolada convocada anoche para protestar por el citado desalojo.

La Vanguardia ha podido confirmar que Molina, además, participó presuntamente, según informes judiciales, en actos violentos que se desarrollaron durante la huelga general del 29-M en el 2012. De hecho, el ahora portavoz de Can Vies acabó siendo detenido varias semanas después como consecuencia de las investigaciones los Mossos d'Esquadra por su presunta vinculación con dichos hechos. Tras la detención, el juzgado de Barcelona que llevaba la instrucción ordenó su ingreso en prisión, donde llegó a pasar varias semanas. Finalmente fue puesto en libertad sin fianza.

Los disturbios que se produjeron durante la huelga general del 29-M llegaron a tener resonancia pública mundial y se convirtieron en uno de los episodios más violentos de la última década en la capital catalana, en unos momentos en que la situación de la hacienda pública estaba muy comprometida por una prima de riesgo elevadísima.

Aquellos altercados dejaron imágenes que han quedado en el imaginario colectivo, que llamaron la atención incluso de la prensa internacional como el caso del diario norteamericano The New York Times, que llegó a publicar una fotografía en portada de los hechos. Además, se produjo la quema de un cafetería Starbucks en el centro de Barcelona, en la ronda Sant Pere, en un episodio de estragos casi sin antecedentes y de una alta peligrosidad. A Molina, también conocido como Pau Guerra, se le detuvo por su presunta vinculación con la cadena de actos violentos que se produjo aquel 29-M.

La auténtica identidad de Pau Guerra había pasado inadvertida para el público, pero no para los servicios de información de los cuerpos policiales, que ya habían descubierto que aquel joven sentado en la primera fila del banquillo de los acusados por los hechos del Parlament era el mismo que estaba haciendo de portavoz de Can Vies. Pese a ello, en otros ámbitos policiales resultó toda una sorpresa el curioso engaño. En los archivos fotográficos sobre el desarrollo del juicio a los acusados por el asedio a la Cámara catalana en la Audiencia Nacional se puede ver a Molina con camisetas -una de ellas de color amarillo- luciendo en el pecho lo que parece el símbolo del inmueble del barrio de Sants desalojado el pasado lunes por orden judicial.

Como portavoz de Can Vies y, bajo el nombre de Pau Guerra, ha estado estos días atendiendo a los medios de comunicación interesados en conocer la versión de los hechos de los antiguos ocupantes de esta antigua fábrica. Molina, con su seudónimo, ha concedido diversas entrevistas tanto para radio como para televisión.

Dentro de esa campaña de comunicación, los responsables de Can Vies han distribuido un número de teléfono móvil al que se puede acudir, por ejemplo, desde los medios de comunicación para cualquier consulta. Pues bien, ese teléfono es con frecuencia atendido por Molina.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de La Vanguardia

image beaconimage beaconimage beacon