Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El PP acusa a la izquierda de crispar por querer investigar la corrupción

EL PAÍS EL PAÍS 06/06/2014 Adolf Beltran

Hasta cuatro comisiones de investigación relacionadas con la corrupción rechazó crear ayer el PP en el pleno de las Cortes Valencianas. Los populares acusaron a la izquierda, como dijo el diputado César Sánchez, de haberse “instalado en la crispación”, y desde la oposición respondieron, en palabras de Ignacio Blanco, diputado de Esquerra Unida (EUPV): “Mejor estar instalados en la crispación que en la corrupción”.

La socialista Ana Barceló defendió una comisión de investigación sobre “las responsabilidades que pudieran derivarse de la financiación irregular del partido en el gobierno”. La diputada se preguntó “qué tiene que pasar” para que el PP reaccione y acepte investigar. “Hicieron una caja única, el Gobierno y el PP eran lo mismo”, señaló, tras repasar lo que se conoce hasta ahora sobre el caso Bárcenas, el caso Gürtel y la supuesta financiación ilegal del PP valenciano en las campañas electorales de 2007 y 2008. Barceló acusó a los populares de haber ocultado a Hacienda gastos electorales por 2,5 millones de euros. “Los gobiernos del PP se construyeron sobre los cimientos de la corrupción”, proclamó.

El diputado del PP Rubén Ibáñez alegó que el asunto se investiga en los tribunales y acusó a la izquierda de haber levantado “un muro contra la transparencia” cuando hace cuatro años se negó a participar en una comisión de investigación sobre la financiación de “todos los partidos” aprobada por el PP. Después de que Ignacio Blanco, de EUPV, afirmara que “el PP es un partido podrido de corrupción”, la parlamentaria de Compromís Mireia Mollà recordó que una buena parte de quienes el PP nombró hace cuatro años para formar parte de la frustrada comisión para investigar a “todos los partidos” han tenido que abandonar las Cortes Valencianas al verse imputados en casos de corrupción.

El tono encendido de ese primer debate se suavizó cuando el portavoz de Compromís, Enric Morera, propuso una comisión para revisar los procedimientos que han permitido la corrupción y el despilfarro en la Administración de la Generalitat. “Hay que analizar y erradicar las prácticas corruptas”, sostuvo el dirigente de Compromís, a quien respondió Maritina Henrández, del PP, que la propuesta era demasiado “generalista y genérica” como para justificar una comisión de investigación.

Lluís Torró, de EUPV, defendió la necesidad de una “radiografía de los métodos y el modus operandi de los corruptos”. Y la socialista Eva Martínez desgranó lo que denominó “un viaje” desde los primeros pasos de Eduardo Zaplana en Benidorm hasta la Fórmula 1, lleno de vínculos entre los protagonistas de diversos escándalos de corrupción. La diputada acabó dejando un ejemplar de Tierra de saqueo, de Sergi Castillo, para que el portavoz popular, Jorge Bellver, se lo entregara al presidente del Consell, Alberto Fabra.

La Fórmula 1, y más concretamente la compra por la Generalitat de la empresa que supuestamente la organizaba, Valmor Sports, centró el debate de la tercera comisión de investigación del pleno, planteada por Esquerra Unida. El diputado Ignacio Blanco recordó que al comprar la empresa se asumieron deudas millonarias y se exoneró a los directivos. La excusa que hasta ahora ha dado el PP es que así se evitó pagar una penalización de 71 millones de dólares a Bernie Ecclestone, pero el parlamentario, que exhibió el documento que refleja el acuerdo del Consell para llevar adelante la compra, no hace referencia alguna a ese hecho.

César Sánchez, del PP, justificó que “el Gobierno valenciano gastó en la Fórmula 1 cuando se podía” y que la compra de Valmor estuvo justificada para evitar la penalización por un informe de la Sociedad de Proyectos Temáticos de la Comunidad Valenciana que aseguró que Blanco ha podido consultar. “Tiene toda la información”, concluyó para rechazar la creación de una comisión de investigación. El parlamentario de Esquerra Unida negó haber accedido al documento y Sánchez se refirió a documentos de confidencialidad firmados por Blanco al ir a consultar los documentos, lo que dio lugar a un incidente en el que Alejandro Font de Mora, que ejercía de presidente, llamó al orden a Sánchez, a Blanco y, por dos veces, a la diputada de Compromís Mònica Oltra.

El diputado de esa coalición Josep Maria Pañella, en su turno de explicación, se preguntó si la compra de Valmor fue un peaje que “tenía que asumir Fabra para ser presidente”. La socialista Eva Martínez desveló gastos de organización de la Fórmula 1, como 54.000 euros en pantallas de plasma para la zona VIP, 170.000 euros en megafonía o 160.000 en decoración, jardines y mobiliario del circuito. Martínez negó que el posible pago de 71 millones de dólares de penalización justifique la compra de Valmor, denunciada a la fiscalía por los socialistas y por Esquerra Unida. “Si la Generalitat solo era copromotora del Gran Premio al 50%, solo habría pagado la mitad”, apuntó.

El diputado de Compromís Fran Ferri vio cómo se rechazaba la creación de una comisión para investigar el “enchufismo” en el Instituto Valenciano de la Juventud y en los programas EmprenJove y GVAJove. “¿Sólo están preparados y titulados adecuadamente los miembros de Nuevas Generaciones del Partido Popular?”, se preguntó. La diputada del PP Pilar Sol argumentó que "una comisión de investigación se abre ante un supuesto hecho que puede causar una alarma social", y añadió que en este caso “la alarma social” es Compromís.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon