Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El Príncipe Felipe promete empeño y dedicación para servir a una nación "unida y diversa"

La Vanguardia La Vanguardia 04/06/2014 Luis B. García

El Príncipe de Asturias y próximo rey de España ha pronunciado este miércoles, en el Monasterio de Leyre (Navarra), su primer discurso oficial después de que su padre, el Rey Juan Carlos, anunciara su intención de abdicar. A pesar de la cita cultural, Don Felipe se ha referido al anuncio de su padre y al proceso que se abre para la entronación. En este sentido, se ha limitado a mostrar su "respeto" al procedimiento parlamentario que está en marcha, a través de la aprobación de la ley orgánica de abdicación. Pero también ha expresado su promesa de aportar su "empeño y convicción" para dedicar todas sus fuerzas "con esperanza y con ilusión, a la apasionante tarea de seguir sirviendo a los españoles, a nuestra querida España: una nación, una comunidad social y política unida y diversa que hunde sus raíces en una historia milenaria".

El Príncipe ha hecho un inciso en su discurso referido al historiador galardonado con el Premio Príncipe de Viana de la Cultura 2014, Tarsicio de Azcona, y a Navarra, a la que ha dedicado amables palabras como "esta querida tierra", "uno de los solares originarios de nuestra Patria española", y se ha limitado a señalar su deseo de que se abra un nuevo tiempo de progreso en "una época en que cada generación aporta lo mejor de sí misma".

El futuro monarca también ha llamado a instituciones, agentes sociales y económicos, entidades y ciudadanos a anteponer el bien común a sus intereses particulares para superar la crisis económica y para "ampliar el campo de esperanza que se abre ante nosotros" y ha hecho una apelación a conocer y aprender del pasado porque "favorece que las sociedades avancen con paso firme hacia el futuro".

Tras recalcar que "el mejor conocimiento del pasado favorece que las sociedades avancen con paso firme hacia el futuro, del mismo modo que los árboles precisan de recias raíces afianzadas en la tierra para poder crecer con más fuerza", ha dirigido su mensaje de advertencia sobre la necesidad de actuar unidos y anteponer el bien común a los intereses particulares para superar las actuales dificultades. "Este es el ánimo que todos -responsables institucionales, agentes sociales y económicos, entidades y ciudadanos- debemos tener para afrontar con decisión el futuro y ampliar el campo de esperanza que se abre ante nosotros", ha argumentado.

Antes de poner fin a un discurso tras el que ha recibido, visiblemente emocionado, una larga ovación, el Príncipe ha reafirmado su pleno compromiso y el de su familia con el futuro de Navarra, un futuro, ha resaltado, en el que "también tendrá su lugar la próxima Princesa de Viana". Se refería así a Leonor, su primogénita, que será Heredera de la Corona tras la proclamación de don Felipe y asumirá en ese momento los títulos de Princesa de Asturias, de Girona y de Viana.

"Durante los últimos 25 años nos volvemos a reunir en este lugar, cuna y símbolo del Reino de Navarra", ha señalado, en una "cita muy anhelada y querida", que ahora "es evidente que tiene una significación especial". 

La presencia de don Felipe y doña Letizia es ya una tradición en la entrega de estos premios. Además, este año se cumple la XXV edición del premio, por lo que han sido invitados también los galardonados en años anteriores, y se descubrirá una placa conmemorativa.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de La Vanguardia

image beaconimage beaconimage beacon