Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

'El preconcurso de acreedores es un paso muy valiente'

El Mundo El Mundo 16/06/2014 MARTA BELVER

«Es un paso muy importante y valiente. Así se va a garantizar el futuro de la empresa sin un solo despido». Arturo Fernández (Madrid, 1945), 'alma mater' del Grupo Arturo Cantoblanco, está casi como si le hubiera tocado la lotería después de que su 'holding' de restauración haya presentado preconcurso de acreedores.

Ha sido el administrador único de la compañía que fundó su abuelo en 1898 hasta hace apenas dos semanas, cuando empezaron a sentarse las bases de la decisión estratégica que se conoció ayer. «Yo ya he cumplido cierta edad y no tengo hijos. Además, después de la crisis económica por la que hemos pasado, es la mejor solución de continuidad, la más positiva», explicaba anoche en conversación telefónica el empresario, recientemente reelegido presidente de la patronal CEIM.

El Grupo Arturo Cantoblanco, con más de un centenar de establecimientos y alrededor de 1.200 trabajadores, se ha acogido al artículo 5 bis de la Ley Concursal para poder renegociar su deuda y consolidar un proceso de reestructuración, que empezó a finales de mayo con la sustitución de Fernández al frente de la compañía. El economista y abogado Antonio Arenas es quien va a pilotar la transición hacia un nuevo modelo de negocio.

El cambio definitivo en la cúpula de mando se consolidará a través de la fórmula 'management by out' -una operación financiera que implica la transferencia del control de la empresa-, con la que el accionariado se repartirá previsiblemente entre 12 directivos y tres proveedores. «Dentro de los socios minoritarios yo seré el mayoritario», explica el presidente de la CEIM, que prefiere no hablar de porcentajes de reparto hasta que no se cierre el acuerdo de forma definitiva.

«Las medidas que se van a adoptar nos van a permitir cumplir con nuestros compromisos con proveedores, bancos, Hacienda y Seguridad Social. Están todos de acuerdo, incluidos los sindicatos», aseguraba ayer un eufórico Fernández, con su locuacidad habitual. «Tú pon ahí que estoy muy contento», insistía ayer el también vicepresidente de la CEOE.

© Proporcionado por elmundo.es

El fundador de Cantoblanco no detalló la deuda global que arrastra el grupo, pero sí aseguró que en el marco del proceso concursal podrán negociarse aplazamientos de pago durante los próximos cuatro meses, como en la concesión del Club de Campo de Madrid, del que el Ayuntamiento de la capital es propietario mayoritario.

El Área de Economía y Hacienda, a preguntas de IU en la comisión de esta materia, detalló precisamente ayer que el grupo de restauración debe 386.000 euros a las arcas locales, que previsiblemente se habrán elevado hasta 412.000 el 31 de julio.

Ese día concluye la adjudicación del servicio de cafetería del recinto municipal y el Gobierno de Ana Botella pedirá «la ejecución del aval» para poder recuperar 300.000 euros. «El resto, o se paga o se tomarán las medidas judiciales pertinentes», señaló ayer José Manuel Berzal, presidente de la sociedad pública.

Arturo Fernández replicó que «no hay ninguna deuda» con el Ayuntamiento de Madrid por este particular:«Los 300.000 ya se han cobrado y para el resto hay en marcha una petición de aplazamiento a varios años». Además, el empresario señaló que la concesión administrativa se rescinde «a petición propia» y de forma «amistosa», ya que lleva «tres ejercicios de pérdidas».

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más el El Mundo

image beaconimage beaconimage beacon