Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El primer daño económico del 1-O: el fiasco del 'rating' cuesta a España 2.000 millones

Logotipo de El Mundo El Mundo 01/10/2017 Carlos Segovia

Provocar que una agencia de calificación de solvencia ponga una nota frustrante no figura expresamente como delito en el Código Penal, pero es enormemente grave lo sucedido en la noche del viernes.

La decisión de Standard&Poor's de mantener el 'rating' de España en aprobado raspado alegando, como gran objeción para subir la nota, la "confrontación" en Cataluña, no es sólo deprimente, cuesta dinero. Expertos consultados cifran el coste en, al menos, 2.000 millones y, si persiste, más de 7.000 millones a medio plazo para el conjunto de la economía española. Eso es lo que se deja de abaratar nuestra financiación.

© Proporcionado por elmundo.es

¿De quién es la culpa? "Consideramos que la confrontación que ha seguido a la decisión del Gobierno catalán de convocar un referéndum el 1-O ha supuesto una escalada que, si no se frena, es de imprevisible efecto en la solvencia". Con este análisis de la agencia estadounidense, Carles Puigdemont y Oriol Junqueras añaden una factura tangible a su festival de daños y perjuicios a Cataluña y a España en su conjunto y legitiman la orden ministerial que les interviene la caja.

¿Es para tanto? "Salir de la actual nota de triple B y recuperar la A significa mucho, porque con esa calificación los bancos centrales e importantes inversores institucionales vuelven a considerar la deuda pública española como muy segura y, en consecuencia, la de sus bancos y empresas", afirma un alto cargo. En Irlanda ya lo saben. Se desbloquea una demanda latente y se reduce de paso la de los bonos alemanes, estrechando la prima de riesgo.

Las multinacionales multiplican los planes para una eventual salida de Cataluña

Han empezado barridos diarios de cuentas para desviar liquidez a otras CCAA

S&P era la que iba a abrir más la mano y el ahorro que se habría generado volviendo a la A, según expertos consultados, es de unos 60 puntos básicos que equivale a unos 2.000 millones a corto plazo, dado que España emite 350.000 millones anuales de deuda pública y privada.

Sería injusto culpar a la Generalitat de todos los defectos de solvencia de España, pero en este momento ha sido decisiva.

Este daño ya es evidente, pero hay otros en marcha para, sobre todo, la economía catalana. Es triste que los jubilados del Imserso estén rehuyendo los hoteles de Cataluña en los viajes de este año, mientras se disputan los de todo el resto de la costa mediterránea. Y es impresionante leer los llamados planes de contingencia, los manuales que circulan como la pólvora entre las multinacionales implantadas en Cataluña por si hay que cambiar de comunidad autónoma.

"Estamos haciendo en estas últimas semanas muchísimos planes de contingencia para empresas por si quieren salir de Cataluña, tantos como en todo el año pasado", asegura a este diario, bajo riguroso anonimato, el responsable en Barcelona de uno de los mayores despachos de consultoría de España. ¿En qué consisten esos planes de moda? Se trata de preparar los pasos que debe dar una empresa en caso extremo. Empresarios relevantes muestran estupor estos días al ver en privado a Rajoy. "Se le ve demasiado confiado en que no habrá declaración unilateral de independencia. Tiene que estar preparado para lo peor como estamos nosotros", afirma uno de ellos.

El primer paso es, pase lo que pase, modificar ya los estatutos sociales para poder fijar la sede fuera de Cataluña mediante simple decisión del consejo de administración en horas. Multitud de grandes grupos ya han dado ese paso en los últimos años incluidos la Caixa, el Banco Sabadell o FCC, entre otros, por si fuera necesario.

Un segundo paso del manual es establecer un sistema de 'cash pooling', de gestión centralizada de caja para que la liquidez de la empresa no se concentre en cuentas bancarias de la sucursal en Cataluña, sino en otra del mismo banco fuera de ella. "Se está aplicando ya en nuestros clientes con barridos diarios de cuentas para dejar en las sucursales catalanas el menor dinero posible", afirma el citado asesor. Un tercer paso es la gestión de la producción y de los proveedores, de modo que haya capacidad en fábricas de la empresa fuera de Cataluña que garanticen el suministro. También hay empresas que están haciendo acopio discretamente en estas duras semanas.

La logística es clave. "Hay que buscar almacenes y naves industriales fuera de Cataluña por si es necesario y también asegurar transportistas de otras comunidades", aconseja el plan. También se están renegociando contratos con proveedores previendo una posible secesión en la que nadie cree. Tampoco S&P, pero sólo este intento de 1-O está ya generando un daño económico a toda la sociedad que es intolerable.

Leer

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de El Mundo

image beaconimage beaconimage beacon