Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El primer ministro belga pide reforzar los mecanismos de control en Europa

EL PAÍS EL PAÍS 01/06/2014 Ignacio Fariza
El primer ministro belga, Elio di Rupo, en un acto conmemorativo por las víctimas del ataque antisemita. © Proporcionado por ElPais El primer ministro belga, Elio di Rupo, en un acto conmemorativo por las víctimas del ataque antisemita.

La confirmación de que el detenido en Marsella (Francia) por el ataque antisemita en el que murieron tres personas el pasado 24 de mayo en Bruselas (Bélgica) es un yihadista que visitó Siria en 2013 ha desatado este domingo una cascada de reacciones entre los políticos belgas. El primer ministro en funciones, Elio Di Rupo, ha instado a la Unión Europea (UE) a reforzar los mecanismos de "seguimiento, control y penalización" de los movimientos radicales violentos en territorio comunitario y pidió "mayor colaboración" entre los Estados miembros cuando los ciudadanos europeos que lucharon en Siria regresen a sus países de origen. "Debemos evitar tragedias así en el futuro", apunta en un comunicado hecho público por el Ejecutivo belga.

En la misma línea, el fiscal federal del país, Frédéric Van Leeuw ha comparecido hoy ante los medios de comunicación para exigir a todos los países europeos que afronten "ahora mismo" este grave problema al que está expuesto el conjunto de la UE. Desde una perspectiva más local, el alcalde de la capital comunitaria, Yvan Mayeur, ha dejado entrever la "falta de información" de los Ayuntamientos sobre los jóvenes que regresan a sus barrios tras combatir en Siria. "Como mínimo, debería hacerse un acompañamiento psicológico y social de estas personas", ha apuntado en declaraciones a la prensa belga. Por el momento, ha explicado, las autoridades solo rastrean aquellos casos en los que existe una causa judicial abierta.

La cuestión de los ciudadanos comunitarios que regresan de Siria no es nueva en Bélgica. El pasado 8 de mayo, dos semanas antes del atentado antisemita en el que falleció una pareja israelí y una ciudadana francesa y que dejó en coma a una joven belga, la viceprimera ministra y titular de Interior Joëlle Milquet convocó a los responsables de Seguridad de Francia, Alemania, España, Suecia, Países Bajos, Reino Unido, Jordania, Marruecos, Túnez y Estados Unidos para abordar el problema y tratar de poner en marcha un plan de acción común. Esta reunión era la cuarta toma de contacto en el último año y contaba, por primera vez, con la presencia de los representantes de Jordania, Marruecos y Túnez.

La ministra belga de Justicia, Annemie Turtelboom, ha anunciado hoy que el Consejo de ministros de Interior y Justicia de la UE abordará la cuestión de los excombatientes en la guerra siria en su reunión del próximo jueves en Luxemburgo.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon