Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El PSOE... se muere

El Mundo El Mundo 12/06/2014 ERIKA SAN CLEMENTE (*)

El PSOE está en la UCI, con respiración asistida y no recibe visitas. Y, aún en esas circunstancias, hay hordas de especialistas que dicen que son ellos los que quieren salvarle la vida. Aunque "la familia" no confía mucho en tanto arrebato.

 Todo estaba pensado para una druida que quería volver al modelo tradicional de reanimación. "¡Agrupémonos todos...!" Y ya se sabe cómo continúa. Pero el miedo a perder de la meiga y su deseo de seguir manteniendo un prestigio profesional -que nadie sabe bien de dónde ha salido-, le ha hecho quedarse en casa.

 Que se haya lavado las manos o que quiera buscar otros tiempos, ha hecho aparecer a médicos por todas las esquinas de la geografía, para salvar al paciente.

 El que parece que tiene más posibilidades para dar con la curación se ha encontrado en la Unidad de Cuidados Intensivos frente al enfermo casi sin querer. Ya no podía darse la vuelta y escaparse por la puerta, porque ve la situación muy complicada. A su pesar, tiene que intentar presentar su diagnóstico. Ahora, es quien tiene la mayor confianza para salvar al enfermo.

 El segundo  especialista no se sabe bien si juega para aprender de cara al futuro o busca pócimas mágicas que le hagan triunfar entre su gremio. Pero si la druida andaluza lo bendice, como parece, puede tener muchas posibilidades de que se le haga caso a su diagnóstico. También va a intentar ser el salvador.

 Y, hay un tercer médico que, si las cosas se aprietan, puede ser decisivo para los dos primeros facultativos. En teoría, está más cerca del primer radical que del segundo economista sobre el diagnóstico, pero ya se verá.

 Pero hay más voluntarios para salvar al paciente. Un médico sin titulación que se le ha ocurrido visitar al paciente, otra de Valladolid y un canario que se lo sabe todo.

 Y, mientras se deciden con el diagnóstico, el PSOE... se muere.

 Ya se empieza a dudar si la respiración asistida le servirá para volver a ser el partido de la izquierda más votado, y se empieza a temer si el hígado aguantará al PSC. Comienza a preocupar muy en serio la salud del enfermo.

 Ninguno de los médicos gusta y hay miedo. Pero, de momento, no hay más. Como en  el episodio de Astérix en Helvecia nadie sabe si de verdad se busca salvar al paciente o sólo se persigue el prestigio profesional o el favor de la Corte.

 En aquél capítulo, se envenenó a un cuestor romano que investigaba la corrupción (esto no es nuevo) que existía en torno al gobernador del Condete (Renes). Para salvar o acabar con él -como con el PSOE- se decide reunir a los médicos de la guarnición para ver quién daba con la solución. Y, al final, lo tuvo que ser Panorámix.

 El paciente va camino de los 140 años y eso es una garantía, aunque pueda parecer lo contrario. En este caso, los años son una ventaja. Pero el PSOE encuentra a un druida pronto... o tiene serios riesgos de perecer.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más el El Mundo

image beaconimage beaconimage beacon