Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El resquicio que vale 165 millones: ¿Por qué la web de reventas Ticketbis es legal?

El Confidencial El Confidencial 25/05/2016 C. Otto

Es la venta que este martes sacudió a todo el sector del emprendimiento tecnológico en España: los bilbaínos Jon Uriarte y Ander Michelena acababan de vender su 'startup' Ticketbis a eBay por nada menos que 165 millones de dólares.

No sólo fue la noticia del día, sino que también se convierte en una de las ventas del año en el sector de las 'startups' españolas, junto a la de Privalia (500 millones de euros) y la de La Nevera Roja (precio sin determinar).

Pero, si tenemos en cuenta que, en términos generales, la reventa de entradas en España es ilegal, ¿por qué una empresa española que se dedica a ello puede operar con normalidad y vender su negocio por 165 millones de dólares?

"Prohibida la reventa callejera o ambulante"

La respuesta la encontramos en el Reglamento General de Policía de Espectáculos Públicos y Actividades Recreativas, aprobado mediante el Real Drecreto que entró en vigor el 6 de noviembre de 1982. Un texto que, como veremos, va a plantear debate.

Y es que la norma en este sentido queda establecida en el artículo 67 de dicho decreto: "Queda terminantemente prohibida la venta y la reventa callejera o ambulante de localidades. Al infractor, además del decomiso de las localidades, se le impondrá una multa, especialmente si se tratara de revendedor habitual o reincidente, con arreglo a lo dispuesto en los artículos 81 y siguientes de este Reglamento".

La polémica parece evidente. El texto se aprobó en 1982, un momento en el que ni internet en general –ni muchísimo menos el comercio electrónico en particular– gozaban del auge y popularidad que tienen a día de hoy. Parece lógico pensar que un texto así debería adaptarse a la realidad tecnológica actual, pero hasta entonces, ¿cómo hay que aplicar esta ley al negocio de Ticketbis?

La ley no dice nada de internet

Para Ander Michelena, no hay lugar a dudas: "En España la reventa sólo está regulada si se produce en la calle. La ley del 82 coincidió con el Mundial de Futbol en España, y se quería evitar una mala imagen de nuestro país como anfitrión", asegura el cofundador de Ticketbis a Teknautas. Así pues, esa frase y ese contexto constituyen los posibles resquicios en los que se ampara la compañía para operar desde el primer día.

El argumento no sólo parece servirle a la 'startup' española, sino también a los distintos órganos legales y administrativos: Ticketbis lleva operando en España en 2009 y, hasta ahora, no ha tenido problemas legales conocidos con la Administración ni con la justicia. Las únicas batallas en este sentido han sido originadas por reclamaciones de usuarios que se han sentido engañados o perjudicados con alguna venta concreta.

La frase, por tanto, no es baladí: "Queda terminantemente prohibida la venta y la reventa callejera o ambulante de localidades". 13 palabras que, por el momento, salvan a Ticketbis de una posible ilegalidad.

© Proporcionado por El Confidencial

¿Mercado directo o intermediario?

Ahora bien, si la legalidad de la 'startup' española depende de una frase y no parece descartable que la ley sea actualizada antes o después, ¿cómo puede pagar eBay nada menos que 165 millones de dólares por ella? Aun con la posibilidad de cambiar de país la sede oficial de la compañía, ¿por qué eBay pagaría tal millonada por una empresa que se escapa de la ilegalidad por –quizá– una frase que podría ser cambiada mañana mismo?

La respuesta se encuentra en otro de los argumentos que siempre ha esgrimido la compañía para defender su legalidad: Ticketbis, según su criterio, no es un mercado de venta directa, sino un mercado entre usuarios. Es decir, que Ticketbis no vende entradas, sino que simplemente habilita una plataforma que actúa como intermediario tecnológico entre los usuarios.

El propio Michelena insiste en esta postura: "Nuestra actividad como intermediarios entre particulares que quieren comprar y vender entradas es totalmente legal. Además, ofrecemos un servicio transparente y que da garantías y seguridad tanto a los usuarios que quieren vender como a los que compran entradas".

De hecho, la compañía siempre ha insistido en aclararlo en sus términos legales: "Ticketbis no es titular, ni propietario, ni poseedor de ninguna entrada (...), limitándose a poner a disposición de los usuarios los servicios del portal, favoreciendo y garantizando el correcto desarrollo de las transacciones y la gestión económica de las mismas", aseguran.

Es decir, que, según la compañía, Ticketbis "sólo proporciona una plataforma para favorecer las transacciones entre compradores y vendedores y, por lo tanto, no garantiza que las mismas se realicen de forma efectiva, quedando la conclusión de las transacciones a la libre voluntad de aquellos".

Eso sí, parece complicado que la plataforma pueda desentenderse de la actividad que lleven a cabo sus usuarios en su portal. Y es que el margen de negocio de Ticketbis reside precisamente en la comisión (+IVA) que aplican a cada transacción. Una comisión que varía en función del país y cuyo ánimo de lucro quizá obligaría a la 'startup' a volver a defender su legalidad con la frase inicial: "Queda terminantemente prohibida la venta y la reventa callejera o ambulante de localidades".

84 millones de facturación en 2015

Sea como fuere, eBay no hace compras a ciegas y parece que evidente que Ticketbis puede representar para ella un gran negocio. Y es que, según las cifras ofrecidas por la propia compañía, su facturación en 2015 rondó los 85 millones de euros, lo que supone un crecimiento del 57% respecto a las cifras de 2014. 

De hecho –y siempre según los datos ofrecidos por la propia compañía–, la evolución de la facturación de Ticketbis en estos años (más allá de los beneficios reales) ha sido meteórica: mientras en su primer año llegó al millón de euros, en 2011 alcanzó los 5,5 millones.

Facturación de Ticketbis desde sus inicios hasta hoy. Fuente: Ticketbis. © Proporcionado por El Confidencial Facturación de Ticketbis desde sus inicios hasta hoy. Fuente: Ticketbis.

Los números seguirían aumentando: en 2012 la facturación fue de 12,5 millones, mientras que en 2013 llegó a los 28 millones de euros. El acelerón final llegó en 2014, con 54 millones, y este 2015, con casi 85 millones de euros.

Además, Ticketbis tiene presencia en 40 países de todo el mundo. Y entre toda su geografía, la compañía parece haber alcanzado una posición de liderazgo en el sur de Europa y, sobre todo, en Hispanoamérica, que es precisamente el nicho geográfico que más parece haber interesado a eBay para hacerse con la 'startup' española.

Ander Michelena y Jon Uriarte, fundadores de Ticketbis © Externa Ander Michelena y Jon Uriarte, fundadores de Ticketbis
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de El Confidencial

image beaconimage beaconimage beacon