Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El Rey: “Aquí estamos los viejos rockeros”

EL PAÍS EL PAÍS 19/06/2014 Anabel Díez

“Aquí estamos los viejos rockeros”. Este fue el saludo colectivo que el rey Juan Carlos dedicó a los 35 políticos que le han acompañado en su andadura de 39 años. La última noche como monarca la pasó en una cena en el restaurante Currito de Madrid, con exministros de UCD y del PSOE, padres de la Constitución, como Miguel Herrero y Rodríguez de Miñón y José Pedro Pérez Llorca; y muñidores imprescindibles para que el texto saliera adelante, como Alfonso Guerra, exvicepresidente del Gobierno socialista. En representación del vicepresidente de UCD Fernando Abril Martorell, estuvo su hijo Fernando Abril. El organizador del encuentro fue el exministro del Interior socialista, José Luis Corcuera. “No soy partidario de los halagos pero os agradezco mucho vuestras palabras”, dijo el Rey. Y fueron muchas las palabras y los discursos de los presentes con dos líneas básicas. Los 39 años del Rey son claramente positivos desde todas las perspectivas y, después, el avance de España, tanto con los Gobiernos de UCD, socialistas y después con el PP, han sido espectaculares viniendo como se venía de la negrura y atraso de la dictadura. Los presentes, sin embargo, no tuvieron duda de que ese grupo simbolizaba “una forma de hacer política”, en la que “el consenso era un método de actuar, que no un objetivo”, según palabras de uno de los asistentes. Esa forma de actuar es patente en UCD y en el PSOE. Todos los presentes eran personas del entorno de dos políticos, de dos presidentes del Gobierno, Adolfo Suárez, fallecido esta primavera, y Felipe González. “Somos de los dos”, comentaba un exministro de UCD. Cuatro exministras, Rosa Conde, Soledad Becerril, Ángeles Amador y Matilde Fernández, compartieron mesa y mantel con José Barrionuevo, Juan Antonio Ortega y Díaz-Ambrona, Francisco Fernández Marugán, Virgilio Zapatero —que actuó de moderador para dar la palabra a los comensales—. Conmovió y deleitó la intervención de Alberto Oliart, exministro de Defensa de UCD, así como la de Carlos Solchaga, exministro socialista. No llegó a la mesa el debate sobre Monarquía o República, aunque el exvicepresidente socialista Alfonso Guerra sí quiso recalcar que lo importante no había sido el modelo de Estado, sino qué había ocurrido en estos casi 40 años bajo una Monarquía Constitucional. No importa República o Monarquía, aseguran que dijo Guerra en una aproximación a lo que el socialista en el exilio Francisco Largo Caballero concluyó cuando se acercaban los años 50 y la dictadura continuaba. “Democracia o República, no es ese el dilema, sino democracia y democracia”, dijo Guerra. No hubo muchas referencias al futuro rey, Felipe VI, aunque don Juan Carlos pidió a los presentes que le ayudaran al igual que habían hecho con él. Era la noche del Rey saliente.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon