Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El Rey emplaza a los "poderes del Estado" a acabar con la "deslealtad inadmisible" de la Generalitat

Logotipo de El Mundo El Mundo 04/10/2017 RAÚL PIÑA

Una situación de "extrema gravedad" requiere de gestos, respuestas especiales. El

Rey

se ha dirigido en un mensaje a todos los españoles ante el desafío independentistas lanzado por el gobierno de la Generalitat [

lea el discurso completo en PDF

]. Desde su despacho, con la bandera de España de fondo y su portátil sobre la mesa, Felipe VI ha denunciado la "deslealtad inadmisible hacia los poderes del Estado" de los dirigentes catalanes. A

Carles Puigdemont

y los miembros de su Govern los ha acusado de haber "quebrantado los principios democráticos de todo Estado de Derecho" y de haber "socavado la armonía y la convivencia en la propia sociedad catalana, llegando desgraciadamente a dividirla. Hoy está fracturada y enfrentada".

Ante el órdago secesionista y el riesgo de ruptura de la unidad nacional, Felipe VI también ha lanzado un mensaje a los dirigentes políticos. A todos. "Ante esta situación de extrema gravedad, que requiere el firme compromiso de todos con los intereses generales, es responsabilidad de los legítimos poderes del Estado asegurar el orden constitucional y el normal funcionamiento de las instituciones, la vigencia del Estado de Derecho y el autogobierno de Cataluña, basado en la Constitución". A buen entendedor... Cabe recordar que sobre la mesa del Gobierno está la posible aplicación del artículo 155 de la Carta Magna, para que el Estado asuma algunas competencias de la comunidad, entre otras cosas.

El Rey, en un mensaje duro, contundente, ha advertido de que la

situación actual en Cataluña

no es sino "la culminación de un inaceptable intento de apropiación de las instituciones históricas. Esas autoridades, de una manera clara y rotunda, se han situado totalmente al margen del derecho y de la democracia". Sus palabras, como es habitual, están consensuadas con el Gobierno. Cuentan con su visto bueno y refrendo. "Han pretendido quebrar la unidad de España y la soberanía nacional, que es el derecho de todos los españoles a decidir democráticamente su vida en común", fue la acusación a los independentistas.

Quebranto de las reglas democráticas, división de la sociedad y perjuicio económico. En la fotografía de estos "momentos difíciles y complejos" que ha trazado Felipe VI ha advertido de que con "su conducta irresponsable" los independentistas "pueden poner en riesgo la estabilidad económica y social de Cataluña y de toda España".

Mensaje directo a los catalanes

En un intento de conectar con los catalanes, el Rey se ha dirigido especialmente a ellos. Guiño especial a quienes muestran desconcierto, temor y preocupación por el futuro más inmediato. "Sé muy bien que en Cataluña también hay mucha preocupación y gran inquietud con la conducta de las autoridades autonómicas. A quienes así lo sienten, les digo que no están solos, ni lo estarán; que tienen todo el apoyo y la solidaridad del resto de los españoles, y la garantía absoluta de nuestro Estado de Derecho".

Y a los independentistas, una suerte de consejo, de recuerdo de la manera de proceder en un Estado de Derecho: "Vivimos en un Estado democrático que ofrece las vías constitucionales para que cualquier persona pueda defender sus ideas dentro del respeto a la ley. Porque, como todos sabemos, sin ese respeto no hay convivencia democrática posible en paz y libertad, ni en Cataluña, ni en el resto de España, ni en ningún lugar del mundo".

Felipe VI ha estado en las últimas semanas en contacto permanente con

Mariano Rajoy

, con quien se ha visto en Zarzuela la mañana de este martes, y también con los principales líderes políticos, como

Pedro Sánchez

o

Albert Rivera

. También con el lehendakari

Íñigo Urkullu

. No así con

Pablo Iglesias

.

El Rey no se pronunciaba desde el pasado 22 de septiembre, cuando en los Premios Nacionales de Cultura quiso hacer mención expresa a la situación de Cataluña. En aquel acto, garantizó que la Constitución "prevalecerá sobre cualquier quiebra" de la "convivencia en democracia" y que "los derechos que pertenecen a todos los españoles serán preservados" frente a "quienes se sitúan fuera de la legalidad constitucional y estatutaria".

© Proporcionado por elmundo.es

Desde entonces, actos sin discursos oficiales. Había voces que demandaban un gesto por su parte. La opción de este mensaje a los españoles planeaba sobre la Casa del Rey desde hace días. De hecho, como ocurre en el mensaje de Nochebuena, se ha tratado de un mensaje grabado por un equipo de TVE en las últimas horas.

Las funciones del Jefe del Estado están reguladas en la Constitución. El artículo 56 lo describe como "símbolo de su unidad y permanencia, arbitra y modera el funcionamiento regular de las instituciones".

La gravedad del

desafío independista lanzado por el Gobierno de Cataluña

ha llevado a la Casa del Rey a tomar la decisión -en sintonía con el Gobierno- de que Felipe VI se dirija a los españoles en un mensaje. Un hecho que sólo encontraría un precedente similar: el mensaje que su padre,

Juan Carlos I

, pronunció el

23-F

.

El Gobierno estudia escenarios y vías de actuación ante la posibilidad de que los partidos independentistas aprueben una

declaración unilateral de independencia

en el Parlamento de Cataluña.

La ley de referéndum,

aprobada por el Parlament

y

suspendida por el Tribunal Constitucional

, establece que, en caso de victoria del sí, "dentro de los dos días siguientes a la proclamación de los resultados por parte de la Sindicatura Electoral, la cámara celebrará una sesión ordinaria para efectuar la declaración formal de la independencia de Cataluña".

Leer

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más el El Mundo

image beaconimage beaconimage beacon