Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El Rey reduce al mínimo su papel en el estreno del reinado de Felipe

La Vanguardia La Vanguardia 17/06/2014 Mariángel Alcázar

Don Juan Carlos quiere dar todo el protagonismo a su hijo el día en el que será proclamado reyFelipe VI. No acudirá al acto solemne del Congreso, tal como se había anunciado, y tampoco estará presente en la recepción posterior que los nuevos reyes ofrecerán en el Palacio Real. La presencia de don Juan Carlos se limitará al acto de imposición del fajín de capitán general a Felipe VI que tendrá lugar en la Zarzuela antes de la proclamación y, posteriormente, junto a doña Sofía, acompañará a los Reyes, la princesa de Asturias y la infanta Sofía, en la aparición de la familia real en el balcón del Palacio Real.

El deseo personal de don Juan Carlos es reducir al mínimo su presencia institucional tras el acto solemne de sanción y promulgación de la ley orgánica de abdicación que tendrá lugar el día 18 por la tarde en el salón de Columnas del Palacio Real. Será su último acto oficial 38 años, seis meses y veintiséis días después de ser proclamado Rey. En la ceremonia de abdicación han sido invitadas alrededor de 160 personas: Gobierno, representantes de las altas instituciones del Estado, el Nuncio, como decano del Cuerpo Diplomático; presidentes autonómicos; los tres expresidentes del Gobierno -Felipe González, José María Aznar y José Luis Rodríguez Zapatero-, los tres ponentes de la Constitución - Miquel Roca i Junyent, Miguel Herrero y Rodríguez de Miñón y José Pedro Pérez Llorca- y otras personalidades. El diseño del acto, en el que no habrá discursos, subrayará, de alguna manera, el fin de una etapa política histórica cuyo inició marcó el paso de la dictadura a la democracia

A las 6 de la tarde del 18 de junio, don Juan Carlos firmará la ley, que hoy pasará el trámite parlamentario en el Senado. pero aún será rey de derecho hasta que a las 0.0 horas del día 19, la ley entre en vigor al ser publicada en el Boletín Oficial del Estado. En ese momento, don Juan Carlos dejará de ser jefe del Estado y jefe supremo de las fuerzas armadas y todas sus funciones constitucionales pasarán a su hijo, Felipe VI. También de forma inmediata, la infanta Leonor pasará a ser la princesa de Asturias y próxima heredera al trono.

La imposición del fajín de capitán general al rey Felipe VI, con la que se iniciarán los actos del día de la proclamación tiene un gran valor dinástico y militar, ya que don Juan Carlos deberá cuadrarse ante su hijo. Tras esa ceremonia, don Felipe y doña Letizia y sus hijas saldrán de la Zarzuela en dirección al Congreso. En la tribuna de invitados estará la reina Sofía, la infantas Elena, Pilar y Margarita y familiares de doña Letizia. Don Juan Carlos permanecerá en la Zarzuela, desde donde se dirigirá al Palacio Real para acompañar a los Reyes en su primera aparición en el balcón. Serán solo unos minutos y después regresará a su residencia. Don Felipe y doña Letizia saludarán uno a uno a los más de 2.000 invitados institucionales y representantes de la sociedad civil que acudirán a la recepción.

Don Juan Carlos desea mantenerse fuera de la escena durante algún tiempo, aunque en el futuro estará a disposición de su hijo para cuando éste le pueda requerir para representarle en algún acto oficial. Fuentes conocedoras del inminente futuro del actual rey aseguran que su intención es ayudar en lo que pueda y, al mismo tiempo, interferir lo menos posible. Las próximas serán unas semanas de reorganización de la Zarzuela y don Juan Carlos está a la espera de que Felipe VI le asigne las personas que le asistirán en su nueva vida. Don Juan Carlos seguirá cobrando una asignación como miembro de la familia real y exjefe de Estado que está por determinar y que saldrá de la partida de 698.331 euros del presupuesto de la Zarzuela que el Rey puede distribuir a su criterio. La partida, que será modificada y probablemente recortada, incluye los sueldos y gastos de representación de la familia real.

Otra de las cuestiones a concretar, es la del estatus jurídico de don Juan Carlos que perderá la inmunidad que la Constitución garantiza al jefe del Estado. Ayer, Carlos Lesmes, presidente del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial, se mostró partidario de que el Rey siga aforado tras su abdicación para evitar que pueda ser objeto de "querellas o denuncias judiciales malintencionadas".

Hoy, a modo de despedida y para representar los principios de la monarquía constitucional, los reyes Juan Carlos y Sofía ofrecerán en la Zarzuela una comida a la que acudirán el presidente del Gobierno, los presidentes del Congreso y el Senado y los del Tribunal Constitucional y del Consejo General del Poder Judicial, representantes de los tres poderes del Estado: ejecutivo, legislativo y judicial.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de La Vanguardia

image beaconimage beaconimage beacon