Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El robot periodista, más realidad que ficción

La Vanguardia La Vanguardia 12/06/2014 Gina Tosas

La inteligencia artificial ha llegado a las redacciones. Las máquinas ya pueden recopilar, verificar, estructurar y convertir los datos en texto. Un ejemplo, el pasado mes de marzo el diario Los Ángeles Times fue el primero en dar la noticia de un terremoto, el autor de la pieza: un algoritmo creado por un periodista del rotativo.

La automatización del periodismo plantea interrogantes en el sector. De aquí que el congreso GEN Summit, la cumbre anual que organiza la asociación de jefes de redacción Global Editors Network, haya arrancado su primera jornada, celebrada el miércoles en Barcelona, con el debate sobre la sustitución de profesionales por programas informáticos. Una realidad poco probable, aunque, según los expertos, el robot y el periodista están destinados a compartir espacio porque se complementan entre sí.

Para el profesor de la Universidad de Northwestern, Larry Brinbaum, la aplicación de esta tecnología en el sector “permite escribir historias que de otro modo no habría manera de ser publicadas”. El también cofundador de la start-up Narrative Science, que ha desarrollado una plataforma capaz de redactar noticias de forma automática, se refería a temas, que por su poca relevancia pública y la falta de recursos en las redacciones, están condenados a ser descartados. Ponía como ejemplo, los 52.000 artículos escritos para el medio ProPublica sobre informaciones de escuelas estadounidenses.

En este sentido, el director de comunicación de Yseop, una herramienta de inteligencia artificial capaz de escribir en inglés, español, francés y alemán, Arden Manning, también remarcaba que los “robots no van a sustituir a las personas”, ya que los contenidos generados por las máquinas complementan las noticias elaboradas manualmente. Por el momento, tratan temas de automóviles, turismo, deportes o finanzas en medios principalmente estadounidenses. Aunque en España se han empezado a aplicar combinaciones algorítmicas para generar relatos breves a modo de pequeños tuits sobre, por ejemplo, partidos de fútbol.

Además de los mencionados programas informáticos que escriben noticias, actualmente ya existen tecnologías capaces de asumir otras tareas típicas de los periodistas. La aplicación Wibblitz puede montar un vídeo en cinco segundos a partir de un texto y la herramienta Flipboard diseña y compagina revistas. También se puede gestionar la publicidad, “el 20% de la publicación de anuncios se vende como publicidad programática”, aseguraba el director de la empresa tecnológica Xalok, David Sancha.

E, incluso, pueden verificar los datos de una pieza audiovisual. Lo hace el proyecto Truth Teller, una herramienta desarrollada por The Washington Post a principios de 2013 con el objetivo de analizar los discursos políticos, “porque creemos que los políticos mienten”, afirmaba su cofundadora Cory Haik.

El cofundador de Storify, una herramienta que crea historias a partir de los contenidos publicados en las redes sociales, Burg Heran, cree que las máquinas podrían ayudar a los periodistas a analizar esas grandes cantidades de datos que la mente humana es incapaz de abarcar, como los datos gubernamentales, y contribuir a descubrir, por ejemplo, casos de corrupción.

Sin embargo, la mayoría de los expertos coinciden en que los periodistas siempre serán necesarios para escribir artículos en profundidad o realizar investigaciones. Y es que si de alguna cosa pecan las máquinas es de intuición.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de La Vanguardia

image beaconimage beaconimage beacon