Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El Santander capta la mitad del bono de fidelización para clientes del Popular

Logotipo de EL PAÍS EL PAÍS 27/09/2017 Íñigo de Barrón
La presidenta del Banco Santander, Ana Patricia Botín. EFE/Archivo © Proporcionado por ElPais La presidenta del Banco Santander, Ana Patricia Botín. EFE/Archivo

El Santander ha anunciado que esta semana cerrará la mitad de la suscripción del bono de fidelización que lanzó en a principios de mes para los accionistas y parte de los bonistas del Popular que acudieron a la ampliación de 2016 y perdieron su inversión cuando se intervino el banco. El bono total asciende a 980 millones y está dirigido a unos 115.000 exaccionistas del Popular que deben seguir siendo clientes del Santander con el mismo volumen de negocio que tenían cuando trabajaban con su antigua entidad. El plazo de suscripción del bono, que exige renunciar a cualquier pleito legal contra el Santander, concluye el 12 de diciembre. Ofrece un 1% de rentabilidad anual y, en principio, se debe mantener la inversión siete años para recuperar todo el dinero perdido. No obstante, el 7 de junio, cuando se intervino el Popular contaba con 300.000 accionistas.

Rami Aboukhair, máximo responsable del Santander en España, afirmó que lograr esta captación de estos 490 millones en poco tiempo se debe a la buena fusión de oficinas de las dos entidades. "Intentamos no perder negocio, como ocurre tradicionalmente en las integraciones. Queremos que la suma de los dos bancos no sea algo más del negocio de uno, sino más de dos originales".

Aboukhair afirmó que con la llegada del Santander se ha revitalizado la relación con las pymes del Popular "que había caído en el pasado. Hemos unido los servicios que ofrece el Santander. El Popular, que tiene una magnífica plantilla, se está recuperando, necesitaba una inyección de ánimo". Aseguró que los depósitos están volviendo, tras una fuga de 13.000 millones tras la quiebra del banco, "porque se está recuperando la confianza", según el directivo que participó en la jornada sobre "Los retos de la banca" organizada por KPMG, Microsoft, Porche y Expansión. El consejero de Santander España no quiso detallar los ajustes de oficinas y plantilla que se realizará en el futuro.

Segunda transformación digital

Por otro lado, César González-Bueno, consejero delegado de ING España y Portugal, recordó, en las mismas jornada, que el banco nació hace 18 años como entidad telefónica, "cuando los clientes tenían tres contactos anuales. Ahora son tan constantes que si siguiéramos atendiendo por teléfono a los clientes necesitaríamos 50.000 empleados, todos los del grupo en el mundo".

Este directivo afirmó que tipos de interés negativos "suponen que el mundo está al revés; ahora cuando nos entra en ahorro de los clientes nos cuesta dinero porque el BCE nos cobra 0,40% al depositar el pasivo. Nacimos como un banco de pasivo y todavía recibimos más de lo que prestamos, aunque está cambiando esta estructura".

Según González-Bueno dos de cada tres relaciones con el cliente se realizan por móvil. Afirmó que la clave para la banca no será seguir como digitalizando procesos como hasta ahora y cerrar las oficinas, "sino conseguir asesorar a los clientes por sistemas robotizados que ofrezcan cercanía y calidad para que puedan invertir los que ahora solo son ahorradores. No todo se soluciona sustituyendo toda la relación por clics", avanzó, y dijo que "la mayor transformación digital está por venir".

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon