Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El silencio tras el atentado de Wurzburgo

dw.com dw.com 19/07/2016 Christoph Strack (VT/ERS)
© 2016 DW.COM, Deutsche Welle

Tras el sangriento ataque en un tren regional, llama la atención el silencio de los políticos en Berlín. Únicamente el ministro del Interior de Baviera se muestra a la altura de los hechos y pide no caer en prejuicios.

Este lunes (18.07.2016), un refugiado afgano de 17 años hirió gravemente con un cuchillo y un hacha a varios viajeros en un tren cerca de la ciudad bávara de Wurzburgo. Algunas de las víctimas están en peligro de muerte. A pesar de la gravedad de la noticia, muchos alemanes apenas se enteraron de los sucesos al día siguiente.

Y es que los políticos de Berlín están de vacaciones. De ahí que el Gobierno se haya tardado en pronunciarse sobre los trágicos sucesos de Wurzburgo. Esta mañana, los miembros del gabinete condenaron primero el baño de sangre en Niza y no el ataque en el tren en Baviera. Cuatro días después del atentado en Francia, el ministro de Relaciones Exteriores Frank-Walter Steinmeier confirmó que entre las víctimas mortales se encuentran tres alemanes: dos alumnas y una maestra de Berlín.

“Al lado de nuestros socios europeos”

Según el ministro, el “terrible atentado” en Niza muestra que “el terrorismo se dirige indistintamente contra todas las personas. Por ello, nuestro mensaje es: no nos dejaremos intimidar y seguiremos al lado de nuestros socios europeos e internacionales en la lucha contra el odio, la violencia y el terror”, explicó Steinmeier.

Aquellos miembros del gabinete que normalmente tuitean mucho y seguido se quedaron callados. Heiko Maas, ministro de Justicia y Protección al Consumidor, por ejemplo, apenas se pronunció al respecto pasadas las 13 horas: “Terrible tragedia en Wurzburgo. Nuestros pensamientos están con las víctimas. El hecho debe ser esclarecido cuidadosamente. Debemos combatir el radicalismo, no importa de dónde venga”, escribió vía Twitter.

La política de Los Verdes Renate Künast, en cambio, reaccionó rápidamente y emitió un mensaje a la medianoche, a menos de dos horas de la tragedia. En su cuenta de Twitter preguntó si había sido necesario matar al atacante: “Trágico, y pensamos en los heridos. ¿¿¿¿Por qué no le dispararon al agresor para neutralizarlo???? ¡Preguntas!”.

Sin embargo, a este mensaje le siguió un shitstorm en las redes sociales. No solo los típicos críticos de Los Verdes condenaron sus palabras, también policías bávaros o el portavoz del sindicato policial expresaron su desaprobación.

Joachim Herrmann, el ministro del Interior bávaro, en cambio, se pronunció de forma tranquila y prudente en la noche, en la mañana y de nuevo al mediodía. Herrmann advirtió que no se debe caer en prejuicios sin conocer los detalles del ataque, agradeció a la policía, mostró su preocupación por las víctimas chinas y subrayó una y otra vez que es “extremadamente difícil impedir” este tipo de atentados.

“Debemos contar con atentados”

Al mediodía, finalmente un portavoz del Ministerio del Interior de Alemania comentó para DW la situación de la seguridad en el país “tras Wurzburgo”. “La evaluación del peligro para Alemania básicamente no ha cambiado”, dijo, y añadió que desde hace tiempo el país está en la mira de terroristas islamistas, por lo que también “se debe contar con atentados por parte de grupos muy pequeños o de individuos radicalizados”.

Este miércoles, la canciller alemana, Angela Merkel, se reunirá con la nueva primer ministra británica, Theresa May. Es de suponer que, en el marco de ese encuentro, Merkel también deberá responder preguntas sobre el atentado de Wurzburgo.

Autor: Christoph Strack (VT/ERS)

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Deutsche Welle

image beaconimage beaconimage beacon