Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El SPD recorta posiciones con la CDU gracias al ‘efecto Schulz’

EL PAÍS EL PAÍS 25/05/2014 Luis Doncel

Angela Merkel, protagonista de la campaña democristiana para unas elecciones a las que no se presentaba, tendrá que cargar ahora con unos resultados agridulces. La canciller alemana puede presumir de que su coalición CDU-CSU ha vuelto a ganar unos comicios nacionales –y lleva ya media docena-, pero las buenas noticias acaban ahí. En el horizonte de la jefa de Gobierno aparecen nuevos nubarrones, tanto a su izquierda como a la derecha.

Según los datos todavía no definitivos, los socialdemócratas se quedan a nueve puntos de diferencia de la unión democristiana, pero experimentan la mayor subida de unas elecciones europeas. Con este repunte, el partido que hace de hermano menor en el Gobierno de coalición recorta las distancias respecto a las elecciones al Bundestag de hace solo ocho meses: si entonces los democristianos le sacaron casi 16 puntos de ventaja, la diferencia ahora se reduce a ocho y medio.

Pero casi más preocupante aún para Merkel y los suyos es la irrupción en el Parlamento Europeo del partido antieuro. Alternativa por Alemania, con media docena de eurodiputados, amenaza con convertirse en un permanente dolor de cabeza para las fuerzas conservadoras europeístas, que podrían robarle votos a la derecha.

El perfil de los 96 eurodiputados que Alemania mandará a Estrasburgo –el grupo más numeroso en toda la Eurocámara- experimenta pequeños, pero relevantes cambios. Los democristianos continúan siendo la primera fuerza del país, como recordó el candidato de la CDU, David McAllister, con una sonrisa que parecía de circunstancias. Pero si la CDU y sus hermanos bávaros de la CSU tenían hasta ahora 42 escaños, en los próximos cinco años tendrán que conformarse con 35.

El SPD sube cuatro, hasta alcanzar los 27. Los socialdemócratas se benefician por una parte de su participación en el Gobierno de coalición, en el que han logrado imponer su impronta social. Jubilación a los 63, salario mínimo, doble pasaporte para los hijos de inmigrantes…. La mayoría de las medidas puestas en marcha por el Ejecutivo en el último medio año llevan el sello del SPD.

Pero para el repunte socialdemócrata, como recordó el líder del partido, Sigmar Gabriel, ha sido también importante la figura de Martin Schulz. La omnipresencia del candidato de los socialistas a presidir la Comisión Europea y cabeza de lista del partido en Alemania ha contrastado con un McAllister al que era difícil encontrar en los carteles de su partido. En los debates televisados, Schulz discutía con el luxemburgués Juncker mientras que el democristiano alemán estaba desaparecido.

La jornada electoral –en la que también se elegían las corporaciones locales de diez Estados federados- deja otra sorpresa negativa para las fuerzas europeístas y democráticas. La decisión del Tribunal Constitucional del pasado mes de febrero de eliminar el porcentaje mínimo para entrar en el Parlamento Europeo da muchas posibilidades, según los datos aún no oficiales, al partido ultra de derechas NPD de enviar un representante a la Eurocámara.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon