Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El Supremo confirma cinco meses de prisión para un militar que llamó 'franquista' a su superior

El Mundo El Mundo 31/05/2014 EUROPA PRESS

El Tribunal Supremo ha confirmado la pena de cinco meses de prisión impuesta a un militar que llamó "franquista" a su coronel y dijo que el Ejército español es el "hazmerreír" de todas las Fuerzas Armadas en varios correos electrónicos que remitió a su Regimiento.

El alto tribunal ha desestimado el recurso de Jaime G. contra la sentencia dictada en octubre de 2013 por un tribunal militar que le consideraba responsable de un delito de insulto a superior, en la modalidad de injurias por escrito.

Los hechos se remontan a noviembre de 2012, cuando el acusado envió tres e-mails al Regimiento de Artillería de Campaña número 11 en los que exponía el descontento de la tropa y requería una investigación sobre una "mala gestión", que había provocado que casi un centenar de efectivos pidiera vacantes. "Todo el mundo se quiere marchar", añadía.

El motivo, según exponía, radicaba en la "mala gestión, el maltrato y la no palabra" del coronel, a quien calificaba como "jefe franquista" y por el que llamaba a "renovar" el Ejército para que "la gente que no da la talla y no está a la altura" pasara a la reserva. "No por ser coronel tiene que estar ahí", remachaba.

Un 'ladronzuelo' en el grupo

En otro de los correos electrónicos, el acusado denunciaba que había un "ladronzuelo" en el grupo y conminaba a esclarecer quién se "estaba quedando con el dinero" del Regimiento desde que entró este coronel, que en la actualidad es general de brigada.

La Sala de lo Militar ha tenido en cuenta que el acusado no haya cuestionado la existencia de la prueba de cargo ni siquiera la realidad de los hechos, sino la gravedad de los mismos. En este sentido, advierte de que su propósito era "desacreditar" y desprestigiar al mando.

La sentencia, con ponencia del magistrado Javier Juliani, destaca que los correos contenían "ofensas clara y nítidamente atentatorias a la dignidad personal y profesional" del superior, a quien el acusado "estaba obligado a respetar".

A este respecto, el Tribunal Militar Territorial Cuarto de La Coruña declaró que los correos electrónicos superaron "con creces los límites" de la queja puesto que incluían expresiones que tenían como "clara finalidad deshonrar y menospreciar" al coronel jefe del Regimiento.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más el El Mundo

image beaconimage beaconimage beacon