Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El Tribunal de Cuentas hecho un lío

Logotipo de EL PAÍS EL PAÍS 18/06/2014 Ania Elorza

El informe del Tribunal vasco de Cuentas Públicas (TVCP) sobre el caso Epsilon y el papel adoptado por su presidente, José Ignacio Martínez Churiaque, se han convertido en una bola de nieve que no para de crecer entre el órgano fiscalizador y el Parlamento en detrimento del foco de atención, la gestión pública de los apoyos al fallido proyecto automovilístico.

Este miércoles un grupo de consejeros del tribunal designados por PNV y PSE remitió al Legislativo un escrito en el que mostró su enfado con la actitud de Martínez Churiaque y respondió a sus palabras de hace una semana en el propio Parlamento. Los consejeros remitieron así un texto que querían haber llevado al pleno del tribunal que el presidente aún no ha convocado y en el que se reprueba la intervención de Martínez Churiaque, cuya destitución no reclaman, en la Cámara.

Este compareció hace nueve días en la comisión de investigación sobre Epsilon, en la que expuso las conclusiones del análisis del tribunal y dio su punto de vista contrario a las conclusiones que el propio tribunal había aprobado. Las conclusiones evitan ciertos aspectos que el presidente consideraba necesario incluir, como una referencia a lo que se conoce por “aval encubierto” a Epsilon por parte del parque tecnológico de Miñano, el principal foco de interrogantes sobre la gestión pública en torno al proyecto automovilístico. Sin embargo, los consejeros del tribunal designados por PNV y PSE opinaron lo contrario, al igual que otro del PP, porque esa operación ya había sido analizada en un informe sobre 2009 que no observó deficiencias.

Los parlamentarios de PNV y PSE recomendaron durante su comparecencia al presidente del tribunal que dimitiera porque, aseguraron, había faltado a la verdad y había “torpedeado” el informe aprobado al hablar de que no estaría en el listado de “buenas prácticas” en materia de auditoría. La tensión en el seno del tribunal, ya alta antes de la comparecencia parlamentaria, se disparó entonces y se ha mantenido hasta una semana después.

Por todo ello, prácticamente al mismo tiempo que los consejeros del tribunal enviaron el documento al Legislativo, el presidente de la comisión de investigación parlamentaria, Carmelo Barrio (PP), remitió a su vez al tribunal una carta abierta defendiendo la actuación de Martínez Churiaque. A lo largo de esta semana EH Bildu y UPyD ya habían mostrado su respaldo al presidente del TVCP. En la misiva dirigida implícitamente a los consejeros designados por PNV y PSE, Barrio reclama que “no se criminalice la actitud” del presidente y critica como “profundamente injusto” que sea él la “primera víctima política del conocido como caso Epsilon”.

Asimismo, rebate las críticas de los consejeros de PNV y PSE, que le acusan de no haber defendido el informe realmente aprobado por el tribunal, resaltando que el compareciente, designado por el PP para el órgano auditor, “cumplió con su obligación” presentando las conclusiones del informe y después facilitando su “opinión” sobre los interrogantes planteados por los grupos parlamentarios.

El correo electrónico remitido a los medios de comunicación recogía un intercambio de mensajes con el presidente del tribunal en el que se podía leer: “Carmelo, he introducido algunas modificaciones en rojo [...] haz con ello lo que te parezca más oportuno, muchas gracias por el capote”.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon