Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El triunfo que le faltaba a Guardiola

Logotipo de El Mundo El Mundo 30/09/2017 ALBERTO MUÑOZ

Con esfuerzo, y un zurdazo potentísimo de Kevin de Bruyne, el Manchester City logró asaltar el férreo Stamford Bridge para mantener el pulso con el United por el liderato y evitar que los blues se reengancharan al grupo de cabeza (0-1). Con esta victoria, Guardiola logra romper una maldición personal por la cual no había sido capaz de vencer al Chelsea con ninguno de sus equipos, cosechando hasta ahora tres empates y cuatro derrotas.

[Narración y estadísticas: 0-1]

Ante el mal inicio de curso de los campeones de la Premier, y el demoledor comienzo de los hombres de Pep, la idea de Antonio Conte fue plantar un muro en Stamford Bridge que contuviera el caudal ofensivo mancuniano y encomendarse a su goleador, Álvaro Morata, para solucionar el partido. Los nervios por la necesidad de los citizens de aguantar el ritmo del United, que había goleado antes al Crystal Palace, y de los blues, que empataban a puntos con los de Pep si se alzaban con la victoria, condujeron a que se viviera un auténtico partido de poder a poder en los primeros compases del encuentro.

© Proporcionado por elmundo.es

Pero a la media hora de juego desapareció del firmamento de Stamford Bridge la estrella más brillante de las últimas semanas en Londres, Álvaro Morata.

El internacional español se echó la mano a la parte posterior del muslo

y pidió el cambio con un evidente gesto de contrariedad para desgracia de Antonio Conte y de Julen Lopetegui, que tendrá que volver a inventarse una delantera sin nueve puro para los compromisos ante Albania e Israel. Malas noticias para un jugador que estaba viviendo un momento dulce, acallando las dudas sobre el precio de su fichaje a base de goles, pero que al menos abandonó el campo por su propio pie.

La marcha del español endureció aún más el plan del Chelsea de intentar no perder y la segunda parte se convirtió en un monólogo de los mancunianos en su intento por traspasar el muro de Conte. Y lo hizo con un zurdazo espectacular desde fuera del área de Kevin de Bruyne, que no estaba cuajando un buen partido a pesar de su gran inicio de temporada, ante el que nada pudo hacer Courtois.

El gol cambió los planes de los locales, que debieron haber sido conscientes de que no se podía jugar a aguantar ante un equipo con un potencial ofensivo tan descomunal como el que está mostrando este Manchester City, y los blues se vieron obligados a irse arriba a la desesperada para no perder la estela del grupo de cabeza.

Pero la salida de Hazard, que todavía está en rodaje tras su lesión veraniega, y la nula aportación de Pedro y Batshuayi desde el banquillo, hicieron que la remontada de los vigentes campeones no fuera posible, abriendo una crisis en Stamford Bridge que podría llevarse por delante a un técnico italiano cuya posición siempre ha estado discutida por su mala relación con la directiva.

Leer

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más el El Mundo

image beaconimage beaconimage beacon