Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El Valencia enloquece al Athletic

Logotipo de EL PAÍS EL PAÍS 01/10/2017 Salva Folgado
Rodrigo marca el tercer gol del Valencia. © Kai Försterling Rodrigo marca el tercer gol del Valencia.

El Valencia echó un puñado de sal en la herida que traía abierta en el costado el Athletic. El murciélago castiga al león en una semana negra con papelón en la Europa League, lesión de Muniain incluida, y derrota en Mestalla por 3-2. Ziganda equivocó el once, el Valencia corrió y cobró ventaja y el Athletic ya no pudo atraparlo.

El momento de Zaza es notable. Su puntería es letal. Lleva seis goles, cinco de ellos en las últimas tres jornadas donde el impetuoso gladiador no ha fallado en su cita con el gol. Zaza rompió al Athletic, marcó el primero y en la jugada del penalti del 2-0 prolongó la pelota que ganó Rodrigo antes del puñetazo de Kepa. Rodrigo también ha sufrido una metamorfosis: cuatro jornadas seguidas marcando.

Ziganda pobló la medular para tener superioridad y durante 27 minutos acogotó a la grada. En cambio, el grupo de Marcelino daba la impresión de saber lo que iba a hacer su rival. Bien posicionado, con Soler en sustitución del sancionado Kondogbia, y jugando directo con Parejo como lanzador. Sabía que su momento aparecería. Y llegó cuando Parejo se liberó de la presión de Iturraspe y Zaza le ganó los duelos aéreos a San José, que aprovechó Rodrigo.

El Athletic dominador del balón, se guardó a Aduriz y Raúl García. Las redes sociales hirvieron en contra del once de Ziganda, que tuvo la ocasión más clara del partido en el minuto 6 cuando Susaeta no aprovechó un error de Gabriel en zona de iniciación. El Athletic se marchó al descanso abatido porque había hecho muchas cosas bien pero consciente de que había equivocado el guión.

Corrigió Ziganda dando entrada a Aduriz por San José. Era tarde. Parejo y Soler se movieron más cómodos liberados de la presión que habían soportado durante el primer acto y el Valencia se estiró más rápido en la transición ofensiva. Llovieron balones sobre los centrales blanquinegros buscando a Aduriz y a Raúl García, que entró por Williams. Aduriz cumplió y con un sensacional control orientado pinchó un balón, se zafó de Gayà y apuñaló a Neto.

El partido se abrió. Nuñez falló el empate y en el contragolpe siguiente Rodrigo hizo el tercero.

El partido enloqueció. El Valencia corría y el Athletic bombardeaba el área de Neto. Raúl García, de cabeza, recortó diferencias pero era tarde. El Athletic se equivocó en la primera parte y luego llegó tarde a la remontada.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon