Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El Villarreal, devorado en el Coliseum

Logotipo de El Mundo El Mundo 24/09/2017 EDU CHOVA

El crédito ganado con los resultados de las últimas jornadas lo tiró el Villarreal por la borda en una tarde nefasta en el Coliseum. El Getafe sacó los colores al equipo de Fran Escribá, que tras un comienzo prometedor se fue desinflando hasta quedar totalmente vacío y sin capacidad de respuesta. En ningún momento hubo reacción del conjunto amarillo, sin signos vitales pese al duro correctivo recibido de uno de los recién ascendidos a Primera que celebró a lo grande su primer triunfo de la temporada en casa.

[4-0: Narración y estadística]

Y eso que el Villarreal arrancó pidiendo protagonismo, principalmente Trigueros. En un partido con poca continuidad y muchas idas y venidas, sin nadie que ejerciera el dominio, el talaverano ofreció dos chispazos de su clase en las dos primeras llegadas de peligro de los amarillos. En la primera colgó un balón a la espalda de la defensa para dejar a Mario solo ante Guaita pero el portero valenciano estuvo rápido para salir a tapar. Poco después fue Bakambu quien se aprovechó del tiralíneas de Trigueros para recibir en el área pero su tiro se fue desviado.

© Proporcionado por elmundo.es

Tras un arranque esperanzador, de los de Fran Escribá, el Getafe fue comiéndole poco a poco el terreno hasta el punto de lograr que el foco pasara a centrarse en Barbosa. El argentino está aprovechando al máximo la oportunidad que le han brindado las lesiones de los dos porteros que tiene por delante en la rotación del Villarreal y, de paso, ha espantado las dudas sobre su nivel. Si el Getafe no se fue al descanso con el marcador a favor fue gracias a las intervenciones del guardameta bonaerense, que se lució sacando a córner una espectacular volea de Arambarri desde la frontal y un remate raso que buscaba el palo de Bergara, habilitado por un inteligente toque de tacón de Molina.

Bordalás acumuló mucha vocación ofensiva en su once y el Getafe no dio un respiro a la zaga amarilla. Ángel llegó a superar a Barbosa pero el tinerfeño estaba en fuera de juego cuando culminó una jugada maradoniana de Djene. No lo estaba, sin embargo, cuando abrió el marcador, ya en el segundo tiempo. Lo habilitaba Rukavina, que se quedó clavado bajo el larguero en un saque de esquina que peinó Damián hacia el segundo palo, donde remató también de cabeza el delantero tinerfeño para anotar el primero.

Donde debió haber aparecido la reacción del Villarreal se produjo, sin embargo, un cortocircuito del que se aprovechó el Getafe para castigar al equipo de Escribá, cuyos cambios tampoco ayudaron. Sentó el valenciano a Bakambu y Castillejo, los dos futbolistas más incisivos, quizás pensando en Tel Aviv cuando aún quedaba partido. Pero no para el conjunto amarillo, que prácticamente desapareció de escena, sobre todo tras el error de Semedo que regaló el segundo a Molina.

Sólo tres minutos después sacó Cala las carencias del Villarreal en el balón parado cabeceando en boca de gol un balón que sacó Barbosa para que Bergara embocara el despeje. La historia se repitió en el cuarto, ya en el descuento, para que Ángel terminara lo él mismo había empezado cabeceando un lanzamiento de falta.

Leer

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más el El Mundo

image beaconimage beaconimage beacon