Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El 'yogurín' que ha conquistado a Maria Sharapova

El Mundo El Mundo 10/06/2014 COTE VILLAR

María Sharapova, la flamante ganadora de Roland Garros, estaba espectacular el domingo mientras posaba ante la Torre Eiffel con su recién ganado trofeo. La tenista siberiana se calzó un modelo improbable -de esos que sólo le pueden quedar bien a alguien como ella- y se subió a unos tacones eternos para dejarse fotografiar por los medios de todo el mundo. Estaba espectacular. No sólo por su triunfo en la tierra batida, también porque en su vida personal no le pueden ir mejor las cosas.

© Proporcionado por elmundo.es

Sharapova vive un apasionado romance desde hace algo más de un año con Grigor Dimitrov, un tenista búlgaro al que buscan similitudes con Roger Federer. Tiene 23 años, cuatro menos que ella, y los rumores dicen que se lo robó a la mismísima Serena Williams. Aunque se venía hablando de la relación desde hacía tiempo, fue en la pasada edición del Mutua Madrid Open cuando la pareja fue pillada 'in fraganti' en la calle, amarrada como dos adolescentes.

"El torneo ha sido estimulante, pero no por razones deportivas", confesó públicamente Sharapova en el Open de Australia de enero de 2013. La deseada tenista y el joven Dimitrov se acababan de conocer y estaba entusiasmada. La prensa persiguió el romance desde el principio. Los paparazzi encontraron en el garaje del tenista búlgaro un Porsche azul, el mismo color y el mismo modelo que había ganado ella en un torneo alemán semanas antes. Voilà.

Morenos y guapos

El bello Dimitrov (1,90 metros, 81 kg.) cumple con los cánones estéticos de Sharapova, que suele elegir hombres morenos, altos y bien parecidos. Así era el hombre con el que estuvo a punto de casarse en 2012, el jugador de baloncesto Sasha Vujacic. Tras anunciar su compromiso, fruto de dos años de relación, la tenista dijo en septiembre que habían roto por la "incompatibilidad" de sus respectivos calendarios.

Antes que Vujacic, el productor Charlie Ebersol había ocupado el corazón de una de las mujeres más deseadas del mundo. Ebersol, colaborador de Ashton Kutcher en documentales, se dejó ver con Sharapova en varias ocasiones allá por 2008, pero su relación no llegó a más.

Estos vaivenes sentimentales no se han traducido en su vida profesional, donde tras una parada obligada por una lesión en el hombro, ha vuelto por la puerta grande al ganar en Roland Garros. Maria tiene, además, olfato para los negocios. Según Forbes, es la deportista femenina mejor pagada del mundo, con unos ingresos anuales estimados de 29 millones de dólares. En parte por sus contratos publicitarios con Nike y con la marca de relojes Tag Heuer. Pero también por el éxito de Sugarpova, su marca de dulces, que, por cierto, se fabrican en España.

La tenista sacó al mercado los caramelos a finales de 2012 y desde entonces lanza sus campañas publicitarias coincidiendo con cada torneo. Apenas medio año después de fundarla con una inversión de 300.000 euros, Sugarpova ya arrasaba en Estados Unidos. Tras visitar la factoría que Fini tiene en Molina (Murcia), la tenista les eligió para materializar su idea de crear una línea de chucherías para adultos, divertida pero con un diseño trabajado que transmitiera los mismos valores que ella: alegría, vitalidad y sensualidad. Con una vida como la suya, como para no tenerlos.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más el El Mundo

image beaconimage beaconimage beacon