Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Elisabetta Maria Rosboch: Otra periodista que 'caza' a un príncipe

El Mundo El Mundo 01/06/2014 SORAYA MELGUIZO

De nuevo una periodista ha conseguido conquistar a un príncipe europeo. Su nombre es Elisabetta Maria Rosboch von Wolkenstein, y a pesar del apellido, es italiana. El próximo mes de julio, la periodista y aristócrata se convertirá en la mujer del príncipe Amadeo de Bélgica. La casa real belga anunció el compromiso el pasado mes de febrero, después de seis años de relación que la pareja ha vivido de forma discreta entre Nueva York, la ciudad donde ambos trabajan, Bruselas y Roma, ciudad de nacimiento de la joven y la elegida por los novios para celebrar el enlace.

El príncipe Amadeo, de 28 años de edad, es el mayor de los cinco hijos de la princesa Astrid y el príncipe Lorenzo. Sobrino del rey Felipe de Bélgica y sexto en el orden sucesorio al trono, es uno de los miembros más discretos y desconocidos de la Casa Real belga, quizá porque, según expertos en Casas Reales, la princesa Astrid siempre intentó criar a sus cinco hijos como personas normales, lejos de la vida repleta de privilegios que se le presupone a los descendientes del rey Alberto II y la reina Paola, por cierto, también italiana.

Su futura esposa nació en Roma hace 26 años en el seno de una familia aristocrática. Hija única de Ettore Rosboch von Wolkenstein y de la condesa Lilia Smecchia, ambos productores cinematográficos que han colaborado con Roberto Benigni o Jean-Luc Godard, Elisabetta siempre se sintió atraída por el mundo del arte y la comunicación. Con 18 años abandonó la ciudad eterna para estudiar en Francia, donde se licenció en Ciencias Económicas y Sociales en 2006. Poco después, la futura princesa consorte se trasladó a Londres para estudiar Cine y Literatura, su verdadera pasión, en la Queen Mary University. Y fue precisamente en la ciudad del Támesis donde conoció al príncipe belga. Desde hace cinco años residen en Nueva York, donde Elisabetta trabaja como redactora en la agencia de noticias Bloomberg y Amadeo estudia un máster en la Universidad de Columbia.

Funeral

La boda será la excusa perfecta para reunir a la Familia Real belga, que no vive su mejor momento. Y aunque aún se desconoce el lugar elegido por la pareja para darse el "sí, quiero", se espera que hasta la ciudad eterna acudan representantes de todas las Casas Reales europeas y de la alta aristocracia italiana. No en vano, el padrino de Elisabetta era su tío Carlo Caracciolo, fundador del diario 'La Repubblica' y el semanario L'Espresso. Hermanos sólo por parte de padre, ambos eran hijos de Filippo Caracciolo, príncipe de Castagneto, que tuvo también otros dos hijos: Nicola y Marella Caracciolo, mujer del abogado Gianni Agnelli y matriarca de una de las familias más emblemáticas de Italia.

La muerte de Carlo en 2008 provocó una guerra por la herencia entre sus hijos reconocidos e ilegítimos que todavía hoy sigue sin aclararse. A su funeral, celebrado en la basílica de San Bartolomeo en Roma, acudieron todos los descendientes del clan. Entre ellos estaban el escritor y periodista Alain Elkann, Margherita Agnelli y los hijos de ambos: John, presidente de Fiat y marido de Lavinia Borromeo Elkann.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más el El Mundo

image beaconimage beaconimage beacon