Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Elle Macpherson: “La belleza no es exclusiva de la juventud”

EL PAÍS EL PAÍS 12/06/2014 Barbara Celis
Elle Macpherson paseando por Londres el pasado mayo. © CORDON PRESS Elle Macpherson paseando por Londres el pasado mayo.

“No creo que la belleza sea propiedad exclusiva de la juventud. Las mujeres de hoy quieren tener buen aspecto, no parecer jóvenes. Quieren sentirse bien, no comportarse necesariamente como adolescentes”. Si lo dice una mujer que recién estrena los 50 años y que ha vivido toda su vida de las rentas producidas por su belleza, quizás haya que escucharla. La modelo Elle Macpherson, también conocida como El cuerpo y de la que se decía que tenía las piernas más largas del mundo, acaba de entrar en su quinta década de vida y envejecer no parece preocuparla. “Mi ambición siempre ha sido navegar a través de esta fase de mi vida con soltura y siento que lo estoy consiguiendo. Veo como mis prioridades están cambiando. Este es un periodo en el que tienes que dejarte llevar o puede convertirse en algo muy complicado”.

Tampoco debe de ser dificil decirlo cuando se tiene su nombre, aunque sí parece inusual encontrarse con una mujer con la fama y la edad de Macpherson sin rastros de cirugía estética. Ella misma asegura que la cirugía “no es lo suyo”, según publicaba el pasado domingo el diario Sunday Telegraph. Le gusta tener un “aire natural”, algo que efectivamente ha sido una de sus señas de identidad durante sus treinta años de carrera como modelo.

Aunque su objetivo cuando era una adolescente era estudiar Derecho, esta australiana nacida en Killara (New South Gales) nunca terminó su carrera de abogado. Sin embargo inició otra muy fructífera como modelo en 1982 con un anuncio de Tab que la catapultó a un estrellato que alcanzó su máximo apogeo cuando su cuerpo se convirtió en portada de la revista Sports Ilustrated en 1986, aunque lo que seguramente entonces no sabía es que llegaría a colarse cinco veces en esta célebre revista semanal. Un récord que hasta el momento solo sustenta ella.

Con sus 50 años recién celebrados y contra todo pronóstico, Macpherson no parece echar de menos los años ochenta, cuando era una de las veinteañeras oficialmente más bonitas del mundo y a la que todo el planeta quería fotografiar. “Me siento ahora mejor que nunca. Miro las fotos de cuando era más joven y pienso 'Dios mio, era guapísima en esta foto pero no lo siento'. Ahora tengo muchísimo mejor aspecto. Tenía muchísmas inseguridades escritas por toda la cara, trataba de ser alguien que yo no era “. Aún así confiesa que se lo pasó muy bien. “Lo hice todo, soy una chica de los ochenta. Fui a Studio 54, estuve con Michael Jackson, Andy Warhol y Diana Ross y disfruté mucho de aquello. Fue un momento muy hedonista. Se ponían de moda las supermodelos, Wall Street, todo era muy potente, muy rápido, muy divertido, muy tóxico. Fui parte de todo aquello, me dejé llevar, me lo pasé muy bien. Y estaba allí al 100%”, confiesa en la larga entrevista publicada el domingo.

Macpherson además es el clásico caso de modelo que piensa más allá de la pasarela y que cuando le llegó la oportunidad no dudó en montar su propia empresa y tratar de multiplicar sus ingresos. No le fue nada mal. En 1994 dejó la agencia de modelos Ford, de donde salieron varias de las grandes supermodelos de los ochenta, y montó su propia empresa Elle Macpherson Inc. Con ella se puso a vender una línea de lencería que lleva su nombre y programas de formato concurso para televisión que la convirtieron en un rostro aún mas popular de lo que era antes. Se ha casado tres veces, siempre con grandes fortunas. La útlima vez fue el año pasado, con el millonario Jeff Soffer, un promotor inmobiliario de 44 años con el que esta exmodelo parece sentirse tan a gusto que ni siquiera la diferencia de edad –se llevan 5 años- la ha llevado a pensar en la necesidad de someterse al bisturí. Y esto es, para todas las mujeres, una buenísima noticia.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon