Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

En directo, online o a la carta: por qué tu forma de ver TV se ha quedado obsoleta

El Confidencial El Confidencial 26/04/2016 Jaume Esteve

"Las nuevas generaciones, los millenials, no consumen televisión. Sólo eventos puntuales o mediáticos". La cita es de Oriol Solé, uno de los responsables de TViso, un agregador de contenidos audiovisuales que pretende convertirse en una evolución de la televisión que combine el pasado analógico del medio con el presente digital.

[¿Merece la pena Netflix? Destripamos su catálogo (y el de la competencia)]

Dos plataformas representan esta nueva forma de ver la televisión. Una es la citada TViso, la segunda es JustWatch, recién aterrizada y que suma un nuevo actor en el sector de la televisión que pretende abrirse camino a base de aglutinar oferta. A diferencia de la televisión convencional vía TDT, el cable, el satélite, las suscripciones a plataformas como Netflix o los videoclubes, estos agregadores tienen una misión entre ceja y ceja: mostrarle al consumidor dónde puede encontrar ese contenido que lleva tiempo buscando y, de propina, le informa del lugar más barato para hacerlo.

"La televisión se encuentra en un periodo de grandes cambios. Se está produciendo un cambio masivo, y muy rápido, desde el consumo de televisión lineal con anuncios genéricos que interrumpen la emisión a uno personalizado, bajo demanda y sin esos molestos anuncios", explica David Crové, uno de los fundadores de JustWatch.

Crové opina que ese proceso de cambio tiene una gran pega: "El contenido está fragmentado a través de diferentes servicios y es un desastre. Aquí es donde queremos ser de ayuda, poniendo toda la oferta en un mismo lugar".

Esa es la misma filosofía por la que se rige TViso y que hasta en Francia también tiene su propia plataforma: Molotov.tv. Estos agregadores de contenido se pueden consultar desde un ordenador o un dispositivo móvil, ya sea smartphone o tableta, y su siguiente paso es protagonizar una extensión natural hacia las televisiones inteligentes. "Cada vez mas complicado decidir qué ver, dónde verlo y a qué precio. Es necesario que esa información sea transparente", opina Solé.

Estos son los diferentes precios de la última entrega de 'Los Juegos del Hambre' según TViso. © Proporcionado por El Confidencial Estos son los diferentes precios de la última entrega de 'Los Juegos del Hambre' según TViso.

Así, cuando un usuario se da de alta en una de estas plataformas, indica los servicios a los que está suscrito y también completa una lista de contenidos que le interesan y, una vez enviada la selección, sólo tiene que sentarse a disfrutar del contenido. Un contenido que le viene filtrado y compartimentado en diferentes categorías: hay televisión en directo, contenidos gratuitos en otras plataformas (como puede ser un canal de YouTube) o se pueden buscar títulos de pago. Si pinchamos en la última entrega de 'Los Juegos del Hambre' nos aparece un listado en el que se puede acceder a diferentes tiendas 'online' donde alquilarla: el rango de precios va de los 2,99 euros de Google Play a los 3,99 de Atresmedia, Wuaki y la Appstore pasando por los 3,95 euros de Filmin.

A diferencia de Netflix, que se tiene que pelear con productoras y otras cadenas para adquirir los contenidos que emite, TViso, JustWatch o Molotov actuan como simples intermediarios. "Nuestra misión es conectar a los cinéfilos con su contenido favorito", insiste Crové.

En JustWatch trabaja un equipo de 25 personas entre las que se mezclan diferentes profesionales con conocimientos de 'marketing' digital o análisis de datos. Según explica Crové, su modelo de negocio no es "tan obvio" como puede parecer desde fuera. "Recolectamos datos anónimos sobre los gustos en cine y series o las compras de nuestros usuarios y los utilizamos para reenfocar las campaña de publicidad de los estudios. Cuando Disney lance 'El Libro de la Selva' en cines de todo el mundo, podemos seleccionar a los usuarios que hayan visto películas por el estilo", explica.

Según Crové, la intención de JustWatch es lograr una plataforma que tenga "anuncios menos molestos y más relevantes" para el espectador para que así les llegue publicidad "de películas en las que están interesados".

En TViso se trabaja con una mentalidad similar. "La publicidad está muy segmentada en base a tus gustos para que ese contenido te pueda interesar", explica Solé. Esta plataforma española tiene dos vías de financiación: la publicidad y las cuotas que pagan los espectadores cuando se dan de alta en un servicio y han llegado dirigidos a él desde la página.

¿Es el fin de la televisión convencional?

La popularidad de nuevos modos de visionado de contenidos (Netflix, Youtube) entre un cierto sector de la población pone sobre la mesa un interrogante: ¿ha llegado la hora de decir adiós al consumo de televisión convencional tal y como lo hemos conocido hasta la fecha?

Tanto Crové como Solé coinciden en el diagnóstico: la televisión actual no desaparecerá pero el cambio en los hábitos de consumo es imparable. "Siempre que llega un nuevo medio, el antiguo nunca desaparece. Pasó con la radio y la prensa, la tele y la radio o internet y la tele. Pero si vemos un cambio de tendencia muy acentuado", admite Solé.

El responsable de TViso señala a los 'millenials' como el motor de ese cambio, que "lo consume todo a la carta". Para Solé ha quedado patente que el mercado del futuro va a estar "atomizado" y que será en ese contexto donde servicios como el suyo tendrán más valor: "Telefónica tiene un catálogo completísimo, pero está Netflix, HBO, algunas 'majors' que anuncian que quieren hacerlo. Y no quiero tener que pensar dónde está una película o dónde me sale más barata cuando me siento delante de la tele".

Crové apunta a la creciente mejora "en las conexiones a internet" como uno de los motores que están impulsando ese cambio. No da por muerta a la televisión aunque cree que los picos de ingresos que podía conseguir por publicidad en el sector más relevante, el de los 18 a 49 años, "han pasado a mejor vida".

Y para enfatizar su predicción, tira del siempre socorrido argumento de la publicidad: "Cuando alguien que ha visto una serie sin anuncios vuelve a la televisión convencional tiene una experiencia el doble de mala".

(Foto: Corbis) © Externa (Foto: Corbis)
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de El Confidencial

image beaconimage beaconimage beacon