Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

En el derbi se reclama el derecho al referéndum

Logotipo de EL PAÍS EL PAÍS 24/09/2017 Marta Rodríguez
Messi, con las esteladas en Montilivi de fondo. © Andreu Dalmau Messi, con las esteladas en Montilivi de fondo.

El President de la Generalitat, Carles Puigdemont, asistió al primer derbi de la historia entre el Girona y el Barcelona en Primera. Un encuentro que estuvo marcado por un ambiente festivo y lúdico y por un gran predominio del rojo y el blanco, colores del equipo gerundense. Junto a Puigdemont en el palco presidencial se sentaron la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, el Conseller de Interior, Joaquim Forn, y el Conseller de Empresa, Santi Vila. A la comida de directivas no acudió el presidente del Barça. Josep Maria Bartomeu se excusó recordando que en la capital catalana se celebran este fin de semana las Fiestas de la Mercè y tenía compromisos personales.

Puigdemont hace años que acude asiduamente al estadio de Montilivi. Lo hacía como edil, posteriormente como alcalde y desde este año como President de la Generalitat. La última vez que estuvo en el estadio fue durante el ascenso a la máxima categoría de la Liga el pasado mes de junio.

Momentos antes del inicio, cuando Puigdemont hizo acto de presencia en tribuna, fue anunciado por megafonía y miles de aficionados le aplaudieron y cantaron, a capela y en pie, el himno nacional de Catalunya Els Segadors que sonó en Montilivi. El President siguió los gritos de “¡Votarem, votarem!” y de “Independencia” que sustituyeron al himno, acompañados por una discreta presencia de banderas esteladas y de carteles del “SI” a favor del Referéndum.

Un gol en mal momento

El partido transcurrió con absoluta normalidad, los aficionados disfrutaron de la presencia de los jugadores del Barça enfrentándose a los locales. Los gritos de “Independencia” se repitieron puntualmente durante el encuentro, una de ellas en el simbólico minuto 17.14, a pesar de que ha sido en el que Aday se hizo un autogol que subió al marcador visitante.

Los Mossos d’Esquadra, responsables de la seguridad en los partidos en Montilivi junto con Policía Local y seguridad privada, montaron un dispositivo “suficiente para garantizar la seguridad”. El encuentro, que transcurrió sin incidencias, terminó con la luz de los móviles encendida y gritos de “Votarem”, “Independencia” y “Girona”.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon