Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

En Extremadura también hay tecnología

Logotipo de El Mundo El Mundo 03/10/2017 ALBERTO IGLESIAS FRAGA
© Proporcionado por elmundo.es

Cuando uno traza en su cabeza un mapa de la innovación en España, rápidamente le vienen a la cabeza ciudades como Valencia, Bilbao, Málaga y, por supuesto, Madrid o Barcelona. Sin embargo, en eso que suele llamarse 'provincias', las más olvidadas en muchos casos por la Administración y por la opinión pública en su conjunto, suceden cosas que poco tienen que envidiar a los grandes proyectos materializados en las principales urbes del país.

La pasada semana tuve la ocasión de acercarme a una región como Extremadura, a los cursos que la universidad autonómica organizó en la Escuela Politécnica de Cáceres en torno a la economía de datos y su aplicación en agroganadería. Una ocasión como cualquier otra de revalidar los estereotipos manidos que se suele atribuir a esta comunidad del tamaño de Holanda pero con menos población que la ciudad misma de Barcelona: mucho jamón, tortas del Casar por doquier y unas conexiones con la capital cuanto menos mejorables. Confirmando esto último (urge una infraestructura ferroviaria digna de este siglo), lo cierto es que Extremadura alberga en su seno iniciativas tecnológicas que no deberían quedar escondidas ni minusvaloradas por la marca de esta región.

Antaño lastrada por una apuesta alocada y regada con miles de millones en subvenciones públicas en torno al software de código abierto (con el tristemente famoso sistema operativo LinEx como punta de lanza), hoy Extremadura es hervidero de proyectos 'agrotech' que abordan desde la gestión misma de la logística de un ganadero en su día a día hasta soluciones para mejorar la sensorización de las plantaciones de gran, mediano y pequeño tamaño. Pasando por iniciativas pioneras en dotar de inteligencia a las infraestructuras de agua y mejorar de un plumazo la eficiencia y la sostenibilidad de este recurso básico para nuestras vidas. O que la gestión tecnológica de toda la plataforma de reparto a domicilio de Burger King en España pase por las oficinas de Homeria Open Solutions en el Parque Tecnológico de Cáceres.

Y eso es solo una muestra de lo que se puede conocer con sólo escarbar la superficie de un ecosistema emprendedor que, impulsado por una de las facultades de informática más prometedoras de la nación (Telefónica dispone allí mismo de una Cátedra específica para aprovechar todo su potencial) y de un hambre voraz por dotar a Extremadura de un modelo económico que vaya más allá del sector primario, que esté basado en la digitalización y que sea sostenible a largo plazo. Ahora solo falta que el sector público apoye decididamente este esfuerzo y que nos invitemos a conocer Extremadura.

Leer

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más el El Mundo

image beaconimage beaconimage beacon