Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Enmienda total a la reforma Gallardón

El Mundo El Mundo 14/06/2014 MARÍA PERAL

A falta del relevante informe del Consejo General del Poder Judicial, que será aprobado el próximo día 26, la reforma de la Ley Orgánica del Poder Judicial propuesta por el Ministerio de Justicia sigue acumulando dictámenes en contra.

A los emitidos por el Tribunal Supremo y por las asociaciones judiciales se suma ahora el del Consejo Fiscal, que ayer aprobó por unanimidad un documento demoledor sobre el anteproyecto.

La reforma de la Ley Orgánica del Poder Judicial (LOPJ) modifica la estructura y el funcionamiento de los órganos judiciales y, con el propósito de aumentar la seguridad jurídica y que la respuesta de los tribunales sea más previsible, establece un sistema para que una parte de la doctrina del Tribunal Supremo vincule a todos los jueces.

Desaparecen los juzgados y audiencias provinciales y se crean los Tribunales Provinciales de Instancia, instaurándose un sistema de reparto provincial de asuntos que equilibrará las cargas de trabajo de los jueces. Se suprimen las categorías judiciales y se implanta la instrucción colegiada de los procesos penales complejos.

Los fiscales no tienen ninguna confianza en que este proyecto, que conlleva la polémica supresión de los partidos judiciales, salga adelante. A su parecer, el hecho de que la nueva LOPJ no esté acompañada de una nueva ley de planta y demarcación, del Código Procesal Penal y de la reforma del Estatuto Orgánico del Ministerio Fiscal «condena a algunos de estos proyectos al olvido».

El Consejo Fiscal, órgano de representación de la carrera, destaca la «ausencia de una auténtica memoria económica de impacto de la LOPJ, lo que hace que lo que se propone no tenga garantizada su ejecución».

Tribunales Provinciales de Instancia

El Consejo valora positivamente la creación de los Tribunales Provinciales de Instancia, pero considera que «la inconcreción de su regulación supone un obstáculo para su adecuado funcionamiento».

A su juicio, el Ministerio Fiscal resulta «preterido» en el anteproyecto, algo que «no parece casual» porque la Fiscalía no se considera bien tratada por el Ministerio. El Consejo cree «inadecuada» la ubicación del Ministerio Público en el anteproyecto, que lo relega al último libro, por detrás de los funcionarios de Justicia o los forenses.

© Proporcionado por elmundo.es

Para los fiscales, ese tratamiento supone «desconocer la relevancia constitucional del Ministerio Fiscal y su integración, con autonomía funcional, en el Poder Judicial».

También rechaza que la instrucción de causas complejas o por determinados delitos de corrupción corresponda a tres jueces en vez de a uno, como ahora. «El establecimiento de la instrucción colegiada no supone ningún beneficio en la eficacia del procedimiento investigador», afirma.

Critica, asimismo, que se limite la libertad de expresión de los jueces, que no podrán hacer manifestaciones en los medios de comunicación sobre los asuntos judiciales.

Respecto a la doctrina vinculante del Supremo, considera que supone una alteración del sistema de fuentes del Derecho y estima que una adecuada regulación del sistema de recursos podría alcanzar el objetivo de unificar la doctrina y garantizar la seguridad jurídica.

El Consejo Fiscal sugiere «una nueva y sosegada reflexión en profundidad» del anteproyecto.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más el El Mundo

image beaconimage beaconimage beacon