Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Erdogan contra Gülen, también en Alemania

dw.com dw.com 20/07/2016 Daniel Heinrich

El intento de golpe de Estado en Turquía polariza también a los turcos en Alemania. Entre los seguidores del presidente Recep Tayyip y el religioso empresario Fethullah Gülen reina el odio puro.

La voz le tiembla a Ercan Karakoyou, el presidente de la Fundación Diálogo y Educación. En Alemania se actúa de forma dura contra los miembros del Movimiento Gülen. “La situación da miedo. Se tiraron piedras a nuestras instituciones, se pintaron grafitis y se amenaza de muerte". Sobre todo en las redes sociales se está llevando a cabo una caza de brujas.

Su fundación sirve, desde 2014, de vínculo del movimiento "Hizmet" en Alemania o del también llamado Movimiento Gülen, liderado por el predicador Fethullah Gülen. En su día, Fethullah fue compañero de camino de Recep Tayyip Erdogan y, en la actualidad, su peor enemigo.

La culpa de todo lo que está sucediendo la tiene, según Karakoyu, la Unión Europea de Turcos Democráticos (UETD). Esta organización funciona como un grupo de “lobby” y es el brazo derecho de Erdogan en Alemania. “También las asociaciones de mezquitas, como DITIB, colgaron carteles en los que se podía leer que no hay lugar en nuestra comunidad para los seguidores del Movimiento Gülen“, comenta Karakoyou. Él nombra tres casos concretos en las ciudades de Hagen, Duisburg y Günzburg.

En DITIB, la asociación de mezquitas más grande de Alemania con alrededor de 700 mezquitas y cercana a la autoridad religiosa de Turquía, están sorprendidos por los reproches de Karakoyus. Su portavoz, Ayse Aydin, rechaza categóricamente las palabras de Karakoyu. “Somos una comunidad de fe musulmana y no excluimos a nadie que quiera rezar”.

Más conflictos tras el golpe de Estado

El conflicto también se extiende entre los seguidores del actual presidente turco y los de Fethullah Gülen. El desencuentro entre ambos bandos es el reflejo del estado de ánimo de la comunidad turca en Alemania.

Christoph Ramm es experto en Turquía. No le sorprende la situación, porque “el Gobierno turco califica al Movimiento Gülen de organización terrorista. Combate desde 2013 dicho movimiento e intenta alejarlo de la Policía, la Justicia y el Ejército”. También los medios de comunicación cercanos al Movimiento Gülen, como el periódico de gran tirada “Zaman”.

Caza de brujas

El Movimiento Gülen es activo en 140 países, construye, sobre todo, escuelas y otras instituciones educativas: la educación es uno de sus pilares. De manera oficial difunde la idea de un islam pacífico. Se desconocen sus fuentes económicas y el número de seguidores.

Christoph Ramm duda de las metas del movimiento: “No se sabe nada sobre cómo está organizado. Recuerda mucho a una estructura sectaria. No reaccionan a las críticas sobre la poca transparencia del movimiento, simplemente las evitan”, dice el experto, quien ve con gran preocupación cómo actúa el Gobierno de Erdogan contra el Movimiento de Gülen. “El Gobierno lleva a cabo una caza de brujas contral el Movimiento Gülen”, explica Ramm y añade que se trata de una nueva dimensión del conflicto.

Autor: Daniel Heinrich

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Deutsche Welle

image beaconimage beaconimage beacon