Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Erdogan exige que Estados Unidos detenga al clérigo Gülen

dw.com dw.com 16/07/2016
© 2016 DW.COM, Deutsche Welle

Ankara responsabiliza al líder religioso exiliado del intento de golpe de Estado que dejó más de 260 muertos en Turquía.

El Gobierno de Turquía aseguró este sábado (16.07.2016) que el clérigo Fethullah Gülen, enemigo político enconado del presidente Recep Tayyip Erdogan y quien se encuentra exiliado en Estados Unidos desde 1999, es el principal responsable del intento de golpe de Estado perpetrado la noche del viernes 15 de julio. Por ello, el mandatario turco reclamó a Washington la extradición o detención del líder religioso.

“Que nos entreguen al personaje de Pensilvania”, clamó Erdogan en referencia a Gülen durante una comparecencia ante miles de sus seguidores en una céntrica plaza de Estambul. Agregó que si ambos países de verdad son aliados estratégicos, lo que cabe es la entrega de Gülen. Horas antes, también el primer ministro turco, Binali Yildirim, había señalado que un país que acoge al “líder del Estado paralelo”, nombre con la que las autoridades turcas se refieren a la cofradía que encabeza Gülen, no puede ser un amigo de Turquía.

Desde su primera comparecencia pública tras el golpe, esta madrugada, Erdogan ha atribuido la responsabilidad de la asonada a las redes de Gülen, pese a que no constan amplias simpatías por el predicador en las Fuerzas Armadas turcas, de tradición laica. El líder religioso, de 75 años, negó toda implicación e incluso condenó duramente el golpe. Pese a ello, seguidores de Erdogan están frente a la casa de Gülen protestando y exigiendo su extradición.

“Pruebas legítimas”

Más tarde Gülen, líder de la Alianza por los Valores Compartidos, habló a la prensa desde su residencia en Saylorsburg (Pensilvania) para defenderse, e insinuó que el golpe de Estado puso ser orquestado por el mismo Erdogan. “Hay un ligera posibilidad de que fuera un golpe escenificado”, aseguró el dirigente, quien aprovechó para nuevamente negar cualquier vinculación con la asonada, que dejó 265 muertos, según las últimas cifras oficiales.

Por su parte, el secretario de Estado estadounidense, John Kerry, dijo que no ha recibido ninguna petición de extradición. Kerry, que se encuentra de visita oficial en Luxemburgo, mostró su apoyo al Gobierno turco tras el intento golpista, pero le pidió al mismo tiempo que comparta pruebas de la participación del opositor en el golpe. “Invitaremos, como siempre hacemos, al Gobierno turco a proporcionarnos cualquier tipo de prueba legítima que reciba”, apuntó.

DZC (dpa, EFE)


Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Deutsche Welle

image beaconimage beaconimage beacon