Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Escultura Hiperrealista

Notodo Notodo 30/08/2016 Pedro Mateo
Imagen principal del artículo "Escultura Hiperrealista" © La Fábrica 2014 @ Imagen principal del artículo "Escultura Hiperrealista"

Podría decirse, en tono de comedia, que las figuras de un museo de cera son el reverso tenebroso de las esculturas hiperrealistas. Creo que esta es una manera rápida y sencilla de sintetizar de lo que va este artículo. Y es que la Sala BBK del Museo de Bellas Artes de Bilbao tiene el honor de albergar una de las exposiciones más potentes y llamativas de todo el panorama nacional.

Escultura Hiperrealista 1973-2016, ese es el título con el que han bautizado esta exposición que recorre, a lo largo de treinta y cuatro esculturas y veintiséis artistas, una muestra en la que nombres tan importantes como el de Ron Mueck, Duane Hanson y John DeAndrea, por citar sólo algunos, muestran sus universos antropomorfos a lo largo y ancho de las diferentes salas del museo. Mueck, quizá el más popular de todos, ha dicho en alguna ocasión que: “Aunque dedico mucho tiempo a la superficie, es la vida interior la que quisiera capturar”. Y esa es una de las primeras cosas que percibes cuando te paseas por entre estas extrañas figuras. Te impactan, te inquietan, te hipnotizan, te atrapan, te transmiten una serie de emociones y sentimientos que hacen que sea imposible apartar la mirada de ellas.


Fibra de vidrio, resina de poliéster, moldes de yeso, pelo natural y un largo etcétera de materiales a merced de las más diversas y elaboradas técnicas para conseguir extraer del visitante supremos grados de fascinación ante la visión de estos humanos demasiado humanos que nos observan de la misma manera que nosotros los observamos a ellos. Espejos tridimensionales que se comunican con nosotros a través de la forma, el contexto, la mirada, la textura y el color. El grado de realismo de estos seres humanos es tan extremo que casi das por hecho que en cualquier momento puedan llegar a moverse o hablar.

Aunque en realidad si se mueven y hablan, lo hacen a través de sus creadores, de sus Eldon Tyrell, a veces incluso como crítica o denuncia de algo, como en el caso de las esculturas-mueble de Allen-Jones. Otras veces, Marc Siijan, nos recuerda que somos afortunada y desafortunadamente imperfectos. Evan Penny, sin embargo, esculpe la distorsión y la deformidad de nuestra imagen en la sociedad actual. O Sam Jinks y sus Homo sapiens perfectos, cuya única diferencia con respecto a nosotros es un tamaño ligeramente inferior, idea con la que enfatiza la fragilidad y vulnerabilidad a la que está sometida nuestra especie.










Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Notodo

image beaconimage beaconimage beacon