Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

España acoge al 0,4% de los refugiados que piden asilo a la UE

EL PAÍS EL PAÍS 17/06/2014 Sara Lorente López
Unos sirios se despiden en el puerto de Melilla. © Santi Palacios Unos sirios se despiden en el puerto de Melilla.

"La decisión de ser refugiado no la tomas tú, te ves obligado a hacerlo". Rudaina Al-Kindi es una refugiada siria de 33 años que lleva uno viviendo en España. Al-Kindi ha hablado este martes, en la presentación del último informe de la situación de las personas refugiadas en España, de su dura vida como refugiada de un país que le ha hecho pasar por las tres peores experiencias, según ella, que puede sufrir alguien: "La guerra, el hambre y el miedo".

más información
  • Refugiados, retornados, expulsados… ninguneados
  • CEAR alerta de que la mitad de los sin papeles que saltan la valla son refugiados
  • Las ONG presionan para evitar las ‘devoluciones en caliente’ a Marruecos
  • FOTOGALERÍA Sirios atrapados en Melilla

Los datos de este informe revelan que la respuesta del Gobierno español ante este problema social ha sido ineficiente. Las cifras señalan que de las 49.510 personas que fueron reconocidas como refugiadas por la UE, España solo concedió este estatuto a 206 de ellas, es decir, un 0,4%. Lejos de países como Alemania, que llegó a las 10.910 acogidas o Francia con 7.475. El resultado empeora si se tiene en cuenta que esta es la menor cifra en España desde la entrada en vigor de la Ley de Asilo en 2009.

Los datos han sido elaborados por CEAR, la Comisión Española de Ayuda al Refugiado, que lleva 12 años analizando la desprotección a la que quedan expuestas las personas que huyen de países en guerra, de dictadores, de violaciones de los derechos humanos, y se encuentran con un muro de trabas para que otro país los acoja. "Tu vida se llena de preguntas y más preguntas", explica Rudaina Al-Kindi que tuvo que abandonar su carrera de Derecho en Siria debido a los peligros a los que se veía expuesta al trasladarse de su casa a la zona universitaria. "Lo peor de ser refugiado es convertirte en un caso de estudio, en un número".

Los resultados de 2013 también muestran los refugiados que deciden pedir protección en España. En este punto, el número de los que lo hacen se ha disparado un 74%, pasando de 2.588 en 2012, a 4.502 este pasado año. Parte de este aumento se explica por el avivamiento de los conflictos en Malí y Siria, aunque en el segundo caso, el aumento de sirios que pidieron asilo ha sido mayor en otros países europeos; en el conjunto de la UE lo hicieron 50.000, en España 725. La secretaria general de CEAR explicaba este martes que los sirios no piden protección en nuestro país, "porque hay mucha desconfianza hacia el sistema".

Hay más españoles trabajando fuera de nuestro país que los 400 que están esperando para entrar en Ceuta", dice el presidente de CEAR

La organización también ha sido muy crítica con el Gobierno español al que ha acusado de dar datos falsos sobre el número de inmigrantes que llegan a Ceuta y Melilla. Este mensaje alarmante, dicen en CEAR, fomenta el racismo y "pone en riesgo la cohesión social", asegura su secretaria general. El presidente de la organización, Carlos Berzosa, ha querido recordar que "los colectivos más importantes de inmigrantes en España, como los marroquíes, los rumanos o los ecuatorianos, no entran en patera ni por las vallas". "Hay más españoles trabajando fuera de nuestro país que los 400 que están esperando para entrar en Ceuta", expone irritado Berzosa. Precisamente fue CEAR la que promovió a finales de marzo la campaña Esto hay que cortarlo para pedir 100.000 firmas en favor de la retirada de las concertinas. Por el momento ya llevan 10.000.

Rudaina Al-Kindi, refugiada siria, cree necesario que España se comprometa con la ayuda a las personas que piden asilo ya que sus vidas dependen de las leyes que se apliquen en el país que les recibe. "Lo peor de todo esto no es perder tu casa, sino perder tu país", concluye emocionada.

Solo el 1% de las solicitudes de asilo a la UE se hacen en España

Stefania Gozzer

España solo recibe el 1% del total de peticiones de asilo en la Unión Europea, según la Comisión Española del Refugiado (CEAR). La organización ha denunciado este martes en Barcelona durante la presentación del informe La situación de las personas refugiadas en España el “cierre de puertas” de los países desarrollados a quienes buscan refugio. “Según la Acnur, el 80% de las personas que necesitan protección internacional reciben asilo en países pobres. Nos encontramos entonces con la paradoja de que muchas de estas naciones son a la vez generadoras de otros refugiados. Paquistán, Etiopía, Kenia y Sudán del Sur son los que más acogen en su territorio en función de su PIB”, ha afirmado la directora de la división catalana de CEAR, Estel·la Pareja.

En España, tres de cada 10 solicitantes de asilo en 2013 eran de Malí, un Estado que libra una disputa territorial desde enero de 2012. El número de malienses que pedían el estatuto de refugiado hace dos años apenas superaba el centenar. Un año después, se elevó a 1.478. Pareja ha explicado que muchos son inmigrantes sin papeles que, a raíz del conflicto, tienen la posibilidad de regularizar su situación a través de la protección internacional.

Por eso, son los sirios, que acaparan el 16% de las peticiones en territorio español, los que más le preocupan: “El compromiso europeo con estos refugiados es insuficiente”, afirma Pareja. De los 50.000 que solicitaron asilo a Europa en 2013, solo 725 lo hicieron en España. Pareja achaca esto a que el Estado impuso en 2009 como requisito un visado de tránsito a las personas de esta nacionalidad. Aun así, la cifra es mayor a los 255 y 97 sirios que intentaron acceder a la protección internacional en 2012 y 2011, respectivamente.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon