Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

España y el Caribe, alternativas turísticas seguras

dw.com dw.com 26/06/2016 Diego Zúñiga
© 2016 DW.COM, Deutsche Welle

Ante el incremento del terrorismo en los habituales destinos de los viajeros alemanes y europeos, como Turquía, Túnez y Egipto, otros lugares toman la posta y sacan cuentas alegres.

En las paradisíacas playas de Susa, en Túnez, cientos de turistas disfrutaban de un soleado día el 26 de junio de 2015 cuando Saifedine Rezgui comenzó a vaciar su fusil kalashnikov. Durante interminables minutos, el terrorista vinculado a Estado Islámico concentró sus disparos contra dos hoteles, matando a 37 personas, la mayoría visitantes europeos, y destruyendo quién sabe por cuánto tiempo la reputación tunecina como destino turístico. Historias similares se han repetido en Turquía, donde incluso el centro de Estambul ha sido blanco de explosiones, y Egipto, cuya industria turística ha sufrido los embates de la crisis de seguridad que afecta al país.

Esos tres destinos están en problemas. Según el semanario alemán Der Spiegel, el pasado invierno boreal algunas empresas de turismo reportaron apenas la mitad de reservas en comparación con 2015. Y todo indica que este verano, que en el hemisferio norte acaba de comenzar, las cosas no mejorarán. Otro escenario, en cambio, se vive en el Caribe o en las Islas Canarias, porque los turistas que evitan los riesgos de Turquía, Egipto y Túnez empezaron a mirar a otros lados del mundo.

El ministro de Turismo de España, José Manuel Soria, dijo en marzo, en el marco de la feria turística ITB en Berlín, que las reservas por parte de turistas alemanes habían aumentado un 11,8 por ciento en los últimos meses, mientras que la empresa de estudios de mercado Gfk reportó caídas de hasta un 40 por ciento en los viajes a Egipto, Túnez y Turquía. En Túnez, sin ir más lejos, muchas cadenas hoteleras han debido cerrar, sumiendo a la población local en la desesperación por la falta de empleo.

Mayor oferta aérea

Más optimista se muestra Manuel Morales, jefe de Destinos para España, Portugal y el Caribe de la operadora alemana FTI, quien reconoce que si bien “en Túnez la compañía perdió muchas reservas en 2014”, las cifras han mejorado. “En Turquía teníamos las mejores ventas del mercado hasta los últimos atentados, contábamos con el mismo número de reservas que en el año anterior”, pondera. Asimismo, confirma que la tendencia de los turistas es buscar seguridad en otros lugares. “Hemos notado un aumento notable en el Caribe, España y Portugal, especialmente en Canarias y el Caribe”, revela a DW.

En República Dominicana también sacan cuentas alegres. Lucía Encarnación, asistente administrativa de la Asociación Dominicana de Operadores de Turismo (Adotur), explica que, de acuerdo con los reportes que emite el Ministerio del Turismo, “cada año es mayor el número de visitantes europeos” que llega a la isla. “Contamos con las cualidades necesarias para atraerlos”, además de que la oferta hotelera se amplía constantemente, señala. Según cifras de la Oficina de Promoción Turística de República Dominicana en Alemania, durante 2015 unos 248 mil alemanes visitaron el país, lo que implica un alza del 7,8 por ciento en comparación con 2014.

Cuba también se ha beneficiado con este cambio. El Gobierno de ese país reportó un incremento del 11,9 por ciento de visitantes extranjeros en lo que va de 2016, llegando a los dos millones de turistas. La mayoría proviene de Alemania, Reino Unido, Francia, Italia, España, México y Argentina. Y resaltaron, asimismo, el alza del 96 por ciento de estadounidenses que pisaron La Habana, Varadero y los otros atractivos de ese país. Esta demanda ha impulsado, también, la oferta aérea: Iberia, Air Berlin y KLM aumentarán sus frecuencias con Cuba, mientras que la israelí El-Al, las alemanas Eurowings, Air Berlin y Cóndor y la francesa French Blue ampliarán sus operaciones en República Dominicana, mientras que la suiza Edelweiss analiza abrir una ruta con Punta Cana en 2017.

A la caza de lo que falta

En las Islas Canarias los números también van al alza. En 2015 sumaron 11,8 millones de visitantes, todo un récord. Y se estima que en 2016 la cifra será aún mayor. Der Spiegel cuenta cómo los hoteles están superados por la demanda, y recomienda a los turistas “que viajan sin reserva a las Canarias, llevar una hamaca en la maleta”, porque el riesgo de quedarse sin habitación es altísimo. Manuel Morales, sin ir más lejos, recomienda “un viaje a las Canarias. Cada isla tiene características especiales” que bien merecen una visita, aunque reconoce que “Cuba está muy de moda en la actualidad”.

Y República Dominicana no se queda atrás. Petra Cruz, encargada de la promoción turística de ese país en Alemania, dijo al medio dominicano Puerto Plata Habla que el incremento de visitas seguramente se extenderá a toda Europa. “Tenemos todos los elementos para que este 2016 sea el año de República Dominicana en los mercados europeos”, apuntó. Recibirlos es, a todas luces, un buen negocio. Encarnación revela a DW que los visitantes del Viejo Continente “se quedan una semana o más y gastan en promedio unos 5.000 euros por visita. Y normalmente vuelven a venir”.

Además de absorber la demanda perdida por Turquía, Túnez y Egipto, las Islas Canarias, República Dominicana, Cuba y también Jamaica, que es otro destino muy apetecido, cuentan con lo que buscan los turistas europeos, deseosos de huir de ciudades frías y sin costas donde descansar. Manuel Morales lo resume con prístina claridad: “Lo que buscan los turistas alemanes, por ejemplo, es lo que no tienen: máxima seguridad de buen tiempo, playas bonitas y buena comida”.


Autor: Diego Zúñiga

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Deutsche Welle

image beaconimage beaconimage beacon