Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

España y Marruecos evitan la entrada a Melilla de unos mil subsaharianos

EL PAÍS EL PAÍS 14/06/2014 EFE
Los inmigrantes, entres las dos vallas de Melilla. © Antonio Ruiz Los inmigrantes, entres las dos vallas de Melilla.

La Guardia Civil y las autoridades marroquíes han evitado esta pasada madrugada la entrada a Melilla de unos 1.000 inmigrantes de origen subsahariano que han intentado acceder a la ciudad autónoma.

Según han informado fuentes policiales, a lo largo de toda la noche se ha mantenido la máxima alerta tras el avistamiento por las cámaras térmicas de varios cientos de subsaharianos, una cifra que podría superar el millar. Posteriormente, se ha activado el protocolo de actuación que ha motivado un importante despliegue policial tanto en el lado español como en el marroquí. Un helicóptero de la Guardia Civil ha sobrevolado el perímetro por varias zonas, desde la parte más Norte hasta la zona conocida como Villa Pilar, donde se ha producido un último intento de entrada. Los accesos a la carretera de circunvalación, que discurre paralela al vallado, han sido cortados como medida de seguridad.

más información
  • Cientos de niños malviven en centros de inmigrantes en España
  • La Guardia Civil pidió a Rabat que entrara a Melilla por los inmigrantes
  • Homs-Melilla con pasaporte falso
  • “¡A la tierra prometida! ¡Yalaaaa!”
  • “Aquí viviré mejor que en mi país”

Varios inmigrantes han conseguido superar la primera de las vallas, pero Marruecos se ha hecho cargo de ellos, y no se tiene constancia, por el momento, de que alguno haya conseguido entrar en Melilla, según las fuentes.

El despliegue policial a ambos lados de la valla, así como la denominada malla antitrepa, que impide introducir los dedos en la verja del vallado y poder escalar, han sido las claves para evitar la entrada.

El Ministerio del Interior ordenó acelerar la instalación de la citada malla tras la entrada a Melilla de casi 500 subsaharianos el pasado 28 de mayo, al tiempo que se reforzó la presencia policial con el envío de cien agentes, que se sumaron al refuerzo que ya estaba desplegado hace semanas en la ciudad, formado por 180 miembros de los Grupos de Reserva y Seguridad de la Guardia Civil.

La presión migratoria sobre Melilla es constante, de manera que en cualquier momento se puede registrar un nuevo intento por parte de subsaharianos. El Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI) ha rebajado la cifra de los más de 2.300 acogidos que llegó a tener, aunque el número de personas que todavía residen en esta instalación es de en torno al cuádruple de su capacidad idónea, que es de 500 plazas.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon