Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Españoles que salvaron la vida en los atentados de Bruselas

ABC ABC 23/03/2016

Bruselas cuenta con una nutrida presencia de españoles. ABC localizó ayer a un buen número de ellos que no solo estaban allí, sino que sus vidas estuvieron a punto de cruzarse con la mayor de las tragedias. Unos se salvaron por el azar, porque se equivocaron de estación, como un grupo de médicos gallegos, o porque esa mañana cambiaron la ruta diaria para pasar por el consulado, como la donostiarra Fiona. Otros, como el bilbaíno Javier, escucharon la explosión y vieron salir el humo desde la puerta del metro de Malbeek. La alincantina Anaïs llegaba al aeropuerto cuando escuchó la detonación. Estas son sus historias.

Trece médicos gallegos

Una milagrosa equivocación salvó la vida ayer de trece médicos gallegos que se dirigían en metro al Europarlamento. Debían bajarse en Malbeek, la concurrida estación que los terroristas escogieron para atentar, pero no conocían bien el lugar y se salieron una parada antes. «Por eso estamos vivos», comenta a ABC el doctor Xabi Lombardero, que repite varias veces que él y sus compañeros son unos «afortunados».

La delegación de médicos gallegos, en el Europarlamento tras los atentados, © ABC La delegación de médicos gallegos, en el Europarlamento tras los atentados,

«Si no nos hubiésemos confundido nos habría pillado de lleno, porque escuchamos la explosión cuando pásabamos por delante», recuerda. Tras un primer momento de incredulidad, la delegación vio una columna de humo que salía del metro y apuró instintivamente el paso, pero enseguida echaron a correr. «Entramos en el Europarlamento y vimos a gente con la ropa manchada y en estado de shock», describe este testigo directo del atentado que segó la vida de una veintena de personas en el corazón de Bruselas. Ya a salvo, algunos de los integrantes de la delegación sufrieron ataques de ansiedad.

Otros, aún esperan a reaccionar. Atrincherados en el edificio europeo, los sanitarios empezaron a recibir las llamadas de sus familias. «Me sorprendió que los móviles no tardasen ni cinco minutos en sonar desde que estalló la bomba», relata Lombardero durante una conversación telefónica con ABC. La fortuna de este equipo de médicos es doble, porque pocas horas antes del primer atentado habían transitado por otro de los escenarios de la tragedia, el aeropuerto belga de Zaventem. «Llegamos a él anoche después de casi diez horas de retraso por la huelga de controladores», comenta el facultativo, que también incide en que no le llamaron la atención las medidas de seguridad. La delegación quedó retenida ayer en Bruselas por el cierre de los aeropuertos.

Fiona Aranguren, funcionaria del Archivo Histórico Nacional

«Para ir a mi trabajo en el Archivo Histórico Nacional cojo el metro en el que ha estallado la bomba y a la misma hora», narra a ABC Fiona, una donostiarra que lleva en Bruselas desde 2011. Una bendita casualidad quiso que ayer adelantara su salida de casa y cogiera el autobús. El motivo es que antes de entrar en el trabajo tenía que pasar un momento por el Consulado español.

Fiona Aranguren © ABC Fiona Aranguren

«En la cola del Consulado he oído a otro español al que le llamaban para ver cómo estaba y le preguntaban si estaba en el aeropuerto». Así se enteró Fiona del primer ataque, el del aeropuerto. «A las 9 menos 20 he ido por el mismo recorrido de la linea de metro pero por arriba, andando, y luego he cogido un tranvía», relata a ABC. «Al llegar al trabajo me han escrito mis amigos españoles en el grupo de Whatsapp y he contactado con mi familia», continúa. «Estamos en shock en el despacho (...) nos han recomendado que a partir de mañana trabajemos durante unos días desde casa y anulemos todas las reuniones de la semana». «No me esperaba esto porque aquí hay una seguridad enorme por la presencia de las instituciones europeas», concluye.

Javier Sellán, consultor

Javier es de Bilbao y trabaja desde hace cinco meses en una consultora que está justo enfrente de la estación de Maelbeek. «Estaba pasando por la boca del metro cuando escuché la explosión, un "bum", como un trueno fuerte, y empezó a salir humo», describe desde su oficina.

© ABC

«Había quedado en la entrada con una compañera que iba, precisamente, en el vagón del atentado pero que ha salido ilesa», relata Javier. «Otro compañero iba en el mismo vagón y no lo encontrábamos, la Policía nos hizo retirarnos de la entrada del metro», continúa. «Al final ha aparecido, la explosión lo tiró al suelo, pero solo tiene una herida leve en la cara». Desde la alerta por los atentados de París, Javier se había acostumbrado «a vivir con los soldados ahí». Cuenta que «los controles se fueron relajando, había más normalidad, pero no me esperaba que pasara esto».

Anaïs Ordóñez, periodista

Anaïs vive desde hace trece años en Alicante, pero nació Bélgica y el pasado fin de semana volvió a su país de origen porque se casaba un amigo de la infancia. «Ayer tenía el vuelo de regreso a Alicante a las 10:40 y cuando estaba llegando al aeropuerto se escuchó la explosión», cuenta a ABC.

© ABC

«Pararon el autobús y al poco tiempo nos enteramos también de las bombas del metro». Anaïs atendió a este diario a las 12:30 de ayer, cuando ya llevaba «tirada» cuatro horas, «esperando a que nos recojan, estamos cansados y tenemos hambre y miedo, los militares van armadísimos», relata. «No fui con miedo, llegué a Bélgica el viernes en coche desde Alemania, pero eso fue el mismo día que detuvieron al terrorista y yo creo que ya se sabía que habría represalias». «Está claro que esto no se ha organizado en dos días, pero quizás se adelantó el ataque por la detención», intuye Anaïs.

MÁS EN MSN

Al menos tres coches sirvieron a los terroristas para atentar en Bruselas

La policía belga lanza una búsqueda de un sospechoso de los ataques

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de ABC

image beaconimage beaconimage beacon