Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Esta joven promesa de la ciencia española investiga física con 17 años

El Confidencial El Confidencial 06/11/2016 Sergio Ferrer

Hablar con Jaime Redondo es como hacerlo con un científico que acaba de publicar un 'paper' en alguna revista científica, tanto por sus conocimientos y habilidad para explicarse como por la pasión que muestra. La diferencia es que Jaime tiene 17 años y lleva apenas un mes en la universidad. Este leganense nacido en 1999 comenzó en octubre el doble grado de Matemáticas y Física en la Universidad Complutense de Madrid, pero ya ha ganado un premio europeo para jóvenes investigadores "por el estudio de la interacción entre un campo magnético y electrolitos" [PDF]. Todavía no puede conducir, pero ya es una joven promesa para la ciencia española.

"La ciencia es el trabajo menos monótono que hay y por eso me gusta mucho". La carrera investigadora de Redondo 'comenzó' con 12 años, cuando fue escogido por el programa Estalmat de la Universidad Complutense, su actual centro de estudios. "Durante un par de años fui a clase a la facultad cada sábado por la mañana. Ahí le cogí el gusto a las matemáticas y supe que quería estudiarlas", explica por teléfono a Teknautas desde el comedor de la universidad durante una de sus breves pausas.

En 4º de la ESO Redondo vio que su amor a las matemáticas no era exclusivo: también le atraía la física. "Hice una estancia en el Instituto de Física Fundamental del CSIC a través del programa de la Comunidad de Madrid 4ºeso+empresa. Vi lo que era la física de verdad que se investiga y me gustó; al descubrir el doble grado intenté entrar".

Redondo saltó a los medios en junio de este año por ser el alumno con mejor nota de la Prueba de Acceso a la Universidad de Madrid: un 10. Dicho esto, su "intenté entrar" podría sonar exagerado, pero la nota de corte para el doble grado de matemáticas y física es de 13,45 sobre 14. "El nivel es muy alto, de los nueve españoles que fuimos a olimpiadas internacionales tres estamos en la carrera. Es algo que nos motiva a todos", comenta.

Fabricando un 'CERN en miniatura'

Redondo lleva un mes de clase pero ya tiene más experiencia que algunos recién licenciados. Cuando estaba en 1º de Bachillerato se apuntó a un certamen nacional para jóvenes investigadores "como excusa" para experimentar. Así fabricó una especie de acelerador de iones, un 'CERN en miniatura', para estudiar cómo actúan los campos magnéticos sobre un fluido: "Tuve que aprender bastante de electromagnetismo, pero al llevarlo al laboratorio del instituto no funcionó. Los materiales eran muy precarios y no tenía la potencia suficiente".

El joven investigador quería comprobar si al aplicar un campo magnético a una solución con carga eléctrica se observaría el efecto. "Los iones, en lugar de seguir una línea recta, se curvan. Quería que esa trayectoria se viera y con lo que había aprendido busqué un experimento más sencillo". La solución no estaba ni en la física ni en las matemáticas, sino en la química. Con algo tan sencillo como un indicador de pH, Redondo pudo ver cómo se movían los iones. La siguiente foto extraída del blog 'Mientras, en físicas' lo demuestra:

© Proporcionado por El Confidencial

Tras ser seleccionado para ir a la final de Bruselas, Redondo se puso manos a la obra para desarrollar un modelo teórico que completara sus experimentos. "Vi que las ecuaciones que intentaba aplicar para describir este comportamiento eran las mismas que las de la magnetohidrodinánica", un campo científico no muy estudiado con aplicaciones en ingeniería industrial para desarrollar superficies extremadamente lisas.

Jaime lleva dos años inmerso en este campo, "limando" un modelo teórico para reducir sus aproximaciones al mínimo. "Implica ponerme al nivel de la investigación que hacen los físicos y trabajar con técnicas matemáticas complejas, pero he tirado de internet y libros, y de mi hermano que es ingeniero y me ayuda". ¿Su sueño? Publicar en una revista científica, aunque admite que todavía tiene que "pulir y mejorar" su trabajo.

A largo plazo, Redondo piensa en doctorarse y dedicarse a la investigación. "Es un camino difícil que requiere estudiar muchos años pero lo voy a intentar, los investigadores que conozco me han dicho que lo importante ahora es sacar buenas notas para acceder a las becas, aunque también habrá que confiar en que la situación para la ciencia española mejore".

Antes de despedirnos de Jaime no podemos evitar soltar una pregunta, quizá demasiado personal, que llevábamos aguantando desde el principio: "¿Conoces tu coeficiente intelectual? "No lo sé, mis padres sí pero tampoco es algo importante. Puedes tener más o menos capacidad pero lo importante es explotarte al máximo y trabajar en lo que te gusta".

Jaime Redondo © Externa Jaime Redondo
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de El Confidencial

image beaconimage beaconimage beacon