Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Este kit convertirá a tu coche en KITT

El Confidencial El Confidencial 31/08/2016 Teknautas

La comunicación entre los coches es una de las asignaturas pendientes a las que se enfrenta el vehículo autónomo. Que dos coches puedan hablar entre ellos, e incluso comunicarse con los peatones, es una condición indispensable para reducir los siniestros. Mientras Tesla o Uber trabajan para que el conductor se aleje del volante, compañías como Drive.ai se centran en ese otro aspecto, la comunicación, igual de importante.

Esta 'startup' estadounidense prepara un conjunto de herramientas que quiere vender a los diferentes fabricantes de coches autónomos para facilitar esa labor de comunicación. Después de haber asegurado más de diez millones de dólares de inversión y de obtener una licencia para probar vehículos autónomos en California, la compañía se ha puesto manos a la obra para lograr unas carreteras más seguras gracias al uso de 'deep learning': que sea la inteligencia artificial la que aprenda por su cuenta en lugar de comportarse bajo unas premisas preprogramadas.

Para mejorar esa comunicación, Drive.ai planea colocar unas pantallas en la zona superior del vehículo que enviarán diferentes señales en función de si se comunican con vehículos o peatones. "Estamos haciendo pruebas con emojis para comunicarnos con otros conductores", ha explicado la fundadora de la firma, Carol Reiley.

La 'startup' afincada cerca de San Francisco ha optado por el uso del 'deep learning' para programar su tecnología porque cree que la tecnología actual, aunque eficiente, no es capaz de prever todos los imprevistos que pueden surgir en una carretera. "No quieres que el coche piense qué tiene enfrente, quieres que se pregunte qué maniobras puede efectuar con seguridad", ha explicado Reiley. El vehículo utilizará una mezcla de herramientas que otros vehículos autónomos ya utilizan (LiDAR, radares, sensores, mapas en alta resolución y GPS).

Comunicarse con los peatones

Uno de los puntos en los que Drive.ai quiere especializarse es la comunicación con los peatones. "Los peatones necesitan entender qué está pasando con ese vehículo", ha afirmado Reiley. Una de las imágenes que la compañía utiliza para vender su producto muestra a un coche detenido ante un paso de cebra con una señal que indica que hay peatones cruzando, lo que ayudaría a identificar la situación a otros conductores que se acerquen a esa zona.

Otros gestos, como el de ceder el paso a otro vehículo, serán necesarios en palabras de la fundadora de la firma para que la convivencia entre vehículos con conductor y los que se conducen solos puedan convivir en armonía.

(Drive.ai) © Proporcionado por El Confidencial (Drive.ai)

Por el momento, se desconoce cuándo llegará Drive.ai al mercado aunque la firma asegura que trabaja con grandes nombres de la industria de la automoción para implementar su tecnología en flotas de vehículos. El equipo de Reiley trabaja para que la tecnología esté lista antes de 2020, año en el que el varios fabricantes de vehículos autónomos pretenden poner en las calles a los diferentes competidores de Tesla.

Hasta entonces, Drive.ai seguirá trabajando en una tecnología que haga más seguras las carreteras. Porque no todo se reduce a respetar las señales de tráfico.

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de El Confidencial

image beaconimage beaconimage beacon