Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Esto es lo que se escucha en el lugar más profundo del océano

El Confidencial El Confidencial 04/03/2016 Rubén Rodríguez

La fosa de las Marianas se trata del lugar más profundo del océano. Con 11.034 metros de profundidad, se trata del espacio conocido más profundo de la corteza terrestre, donde la oscuridad perpetua y las temperaturas glaciales no impiden que se trate de una zona repleta de vida... y ruido. Ahora, por primera vez en la historia, se han conseguido captar los primeros sonidos en la zona. Y, lo cierto, es que hay de todo menos silencio.

Los científicos de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de EEUU (NOAA), junto a la Universidad de Oregón, llevaron a cabo un nuevo experimiento para tratar de conocer de una manera más cercana qué ocurre en la zona más profunda del planeta. Sumergiendo un hidrófono hasta más de 10.500 metros, lo que han sido capaces de captar estos micrófonos acuáticos confirman las sospechas de los investigadores: el ruido es una evidencia.

En varios archivos colgados en Soundcloud, se percibe a la perfección cómo se escuchan absolutamente todos los ruidos que se producen hasta once kilómetros por encima, es decir, en la superficie del mar: se capta a la perfección el sonido de los motores de un barco, se escucha el canto de las ballenas barbadas e incluso el ruido que genera un terremoto de magnitud cinco en la escala Richter con el epicentro cercano a la zona de grabación.

Así suena un terremoto en la fosa de las Marianas

A día de hoy, qué es lo que ocurre en la fosa de las Marianas continúa siendo un misterio. La extrema oscuridad que reina en uno de los entornos más desconocidos del mundo provoca que no se sepa demasiado sobre las criaturas submarinas de este entorno. Por ello es tan importante el sonido, pues se trata de la manera más fiable de llegar al conocimiento: "La acústica es la mejor manera de obtener información", asegura Bob Dziak, de la NOAA.

Antes de iniciarse el estudio, las ideas preconcebidas que existían sobre la fosa de las Marianas era clara: con más de 11 kilómetros de profundidad, sin que le llegue ninguna luz y sin posibilidades -al menos a priori- de la intervención humana, todo hacía indicar que el más absoluto silencio sería lo que recogería el hidrófono. Nada más lejos de la realidad, pues los sonidos captados han abierto una nueva vía de análisis de los que está ocurriendo.

Éste es el sonido de las ballenas barbadas en el fondo del mar

La contaminación acústica empieza a ser un problema

© Externa

Y es que si este receptor es capaz de recoger los sonidos de la superficie, toda especie que habite en este abismo también los escuchará. O, lo que es lo mismo, la creciente contaminación acústica a la que se ven sometidos los océanos de un tiempo a esta parte, empieza a ser preocupante: "Sabemos que el sonido en los océanos ha ido en aumento desde 1960, sobre todo por el incremento de los barcos de comercio", asegura Dziak.

Las exploraciones llevadas a cabo por el NOAA han confirmado que, la que apuntaba como una de las zonas más silenciosas del mundo, está repleta de sonidos, tanto de origen natural como de origen humano. Barcos, terremotos e incluso ballenas son recurrentes en la fosa de las Marianas donde, pese a la oscuridad, se trata de un lugar lleno de vida. Y la puesta en marcha del hidrófono no es más que un comienzo para descubrir una de las zonas más desconocidas del mundo.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de El Confidencial

image beaconimage beaconimage beacon