Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Estos tipos juran que Steve Jobs les copió iTunes (y van a demostrarlo)

El Confidencial El Confidencial 16/09/2016 Ana Martínez Aguilar

“Somos los tipos que inventaron la descarga de música online, se la enseñamos a Steve [Jobs] y fuimos pisados por Apple”. Así defiende Scott Sander, cofundador de la empresa tecnológica SightSound, su demanda contra la compañía de la manzana mordida y una lucha en los tribunales de ya casi cinco años.

Sander ha explicado con todo lujo de detalles cómo él y Arthur Hair, su cofundador en la empresa, desarrollaron un sistema de descarga de contenidos a través de internet que ofrecieron a varias compañías. Entre ellas se encontraba Apple, que entonces no mostró mucho entusiasmo por la idea. Más tarde, en 2003, lanzó iTunes, y ocho años después SightSound les demandó por violación de patente.

A diferencia de otros procesos judiciales que ha iniciado, los últimos acontecimientos del caso contra Apple no favorecen al demandante. Mientras que Sander habla del “escuadrón de la muerte de las patentes” para referirse al desenlace de su historia (de momento adverso), es inevitable sacar a relucir la perspectiva opuesta: el concepto de los troles de patentes y la posibilidad de que SightSound sea uno de ellos.

“Un trol de patentes es un término despectivo utilizado para definir a las empresas que poseen una patente y la utilizan contra otra compañía sin que ellas hayan desarrollado su propio invento”, explica Robert Matthews, abogado especializado en marcas y registros.

El fundador de SightSound publica esta carta como prueba de que ofreció su idea de negocio a Apple (Fuente: Scott Sander) © Proporcionado por El Confidencial El fundador de SightSound publica esta carta como prueba de que ofreció su idea de negocio a Apple (Fuente: Scott Sander)

Sin embargo, una demanda de patentes “puede ser hecha por un trol o también por alguien que esté compitiendo contra la compañía. Apple ha sido muy demandada pero no siempre por troles, sino por gente que realmente está intentando competir contra ella”, aclara el experto a Teknautas.

Para llegar al fondo del caso de Scott Sander, hay que remontarse al momento en que la Oficina de Patentes y Marcas de Estados Unidos concedió la patente a su empresa por idear un método para transmitir vídeo y señal de audio de forma digital, allá por 1993. Hair, que es ingeniero, había estado trabajando de forma secreta en el invento durante cinco años. “Art Hair era un 'nerd' antes de que estuviera de moda”, explica su amigo.

La idea de ambos era “salvar a los artistas y creadores de ser estafados por la piratería con la llegada de internet” y ”ahorrar dinero a la gente mediante la eliminación de las tiendas físicas de música y películas”. Pero, para poder llevarlo a cabo, antes necesitaban contar con una empresa que decidiera invertir en su proyecto. Según la versión de Sander, contactaron con Microsoft, Apple, la cadena de televisión NBC, la tecnológica IBM y Motorola, entre otras muchas empresas, sin ningún resultado.

Ante la cantidad de puertas cerradas, decidieron comenzar por su cuenta. SightSound afirma haber puesto a la venta el primer disco descargable en internet, el debut de la banda The Gathering Field, en 1995. Lo vendían por 6 dólares y cada canción a 1 dólar. Sin embargo, una sencilla búsqueda permite comprobar que ya se habían realizado experimentos similares. Un año antes, Aerosmith había probado a distribuir una canción por internet, ‘Head First’, y el Internet Underground Music Archive ya ofrecía descargas gratuitas en 1993.

El acuerdo con Microsoft para películas

Más allá de entrar en el debate sobre quién fue el primero, lo cierto es que SightSound tiene la patente y llegó a poner en marcha su negocio. La empresa quería que esta nueva forma de comprar música por internet fuese explotada exclusivamente por su compañía. Por eso, en 1997, interpuso una demanda contra distribuidores de música como CDNow y N2K.

Además, SightSound también se autoproclama la primera compañía que vendió películas descargables a través de la red. En este caso sí logró cerrar un acuerdo con una gran compañía, Microsoft. “Nuestro movimiento hacia las películas despertó la atención de Steve Jobs, que en 1997 había vuelto del exilio al que le empujó Apple”, relata Sander, que recuerda cómo por aquel tiempo los futuros inventores del iPod y el iPhone se esforzaban por salir adelante.

El cofundador de SightSound, Scott Sander (Fuente: Scott Sander) © Proporcionado por El Confidencial El cofundador de SightSound, Scott Sander (Fuente: Scott Sander)

Sander cuenta cómo se llegaron a reunir con dos trabajadores de Apple, Tom Weyer y Mark Gavini. Según su testimonio, en la reunión mostraron su modelo de descarga de música, que no pareció convencerles. Sin embargo, el fundador denuncia que fue a partir de esta cita que Apple comenzó a copiar todo el sistema que le habían mostrado. “Durante los años siguientes, Apple adoptó todos los aspectos del ecosistema que nosotros propusimos, incluyendo el desarrollo de un reproductor portátil, que se convertiría en el iPod [...] Incluso copió la estructura de precios de SightSound con el ‘single’ a 99 centavos”.

A pesar de los esfuerzos de la empresa, el negocio se extendía más allá de su alcance y, en 2003, nació iTunes Music Store. En muy poco tiempo se hizo con la mayor parte del mercado y se convirtió en la mayor tienda de música en formato digital.

El proceso judicial se acerca a su fin

Durante todo este tiempo, SightSound gestionaba las demandas que había ido presentando contras las empresas tecnológicas. Logró llegar a acuerdos con algunas distribuidoras e inició nuevos procesos contra otras como la ya extinta Napster, que zanjó el asunto con el pago de una cantidad no revelada a SightSound, según nos cuenta el propio Sander.

No obstante, basar un negocio en reivindicar derechos frente a otras empresas que han tenido éxito es una de las características de los troles de patentes. “En los noventa, la gente empezó a darse cuenta de que podían comprar patentes y no necesitaban crear ningún producto. Podían ir a por gente que sí estaba desarrollando productos y exigirles dinero”, explica Robert Matthews.

Pero el contexto legislativo ha cambiado en el país norteamericano con la aprobación de la ‘America Invents Act’, una reforma que trata de solucionar estos problemas asociados a la innovación. Entre sus medidas se incluyó la creación de un organismo para decidir sobre este tipo de pleitos, la Patent Trial and Appeal Board (PTAB). Sander denuncia que la nueva institución, que entró en funcionamiento en 2012, disminuyó las condiciones necesarias para anular una patente. Apple supo aprovecharse del nuevo escenario y logró que la de SightSound fuera eliminada en 2014, lo que supuso un fuerte revés para la compañía.

“El PTAB invalidó muchas de las reivindicaciones de patentes de SightSound por falta de originalidad y por ser obvias”, explica RyanGabriel Vacca, que ejerce en la Escuela de Derecho de la Universidad de Akron.

Sin embargo, el profesor no ve a la compañía como un trol, sino como la víctima de un sistema imperfecto que está diseñado para promover la innovación. “Parece que SightSound estaba haciendo todo lo posible por sacar provecho de una buena idea, pero fue superada por los competidores”, considera.

Aunque, según Vacca, la decisión del PTAB deja la cuestión casi zanjada, Sander no se rinde. Ahora se plantea apelar al Tribunal Supremo. “Si el dueño de la patente fue el primero en inventar, el primero en registrar y el primero en hacer el producto o prestar el servicio, entonces no puede ser un trol. SightSound era todo esto ", concluye. 

(Foto: Reuters) © Externa (Foto: Reuters)
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de El Confidencial

image beaconimage beaconimage beacon