Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Estudiantes españoles crean un sistema para cargar el móvil con la energía de las plantas

El Confidencial El Confidencial 15/03/2016 S. Ferrer

La fotosíntesis es el proceso biológico más importante de la Tierra. Sin la habilidad de las plantas para convertir la luz del sol y la materia inorgánica en compuestos orgánicos, la vida sería imposible en nuestro planeta. Gracias a tres jóvenes estudiantes andaluces, también será posible cargar el móvil con una simple maceta.

Bioo es una batería biológica que contiene microorganismos capaces de romper las moléculas de metabolitos que la planta no utiliza para transformarlos en energía. "Sirve para obtener electricidad a partir de la fotosíntesis", aclara a Teknautas el estudiante de ingeniería multimedia de la Universidad Ramón Llull y cocreador de la tecnología, Pablo Vidarte.

La idea verá la luz en abril como una campaña de 'crowdfunding' en la plataforma Indiegogo. Por 99 euros, los mecenas del proyecto conseguirán una maceta capaz de cargar el móvil dos o tres veces al día, una vez crezca la planta. Vidarte explica que este prototipo inicial es una toma de contacto para conseguir visibilidad y atraer a los primeros clientes.

© Proporcionado por El Confidencial

Si la maceta-cargador funciona, Vidarte y sus compañeros se centrarán en fabricar paneles de un metro cuadrado para el jardín. El estudiante asegura que cada uno de ellos "puede generar una potencia de entre 3 y 40 vatios". Alimentar una casa entera requeriría un terreno "de cien metros cuadrados", pero puede reducirse esta área a quince metros cuadrados si en lugar de plantas bajas se utilizan arbustos o árboles.

Vidarte explica que aunque la eficacia de los paneles no supera a la de sus homólogos solares, producen electricidad día y noche a una potencia constante. La energía solar y eólica, por el contrario, es más irregular y requiere una instalación "mucho más cara".

La tecnología no es apta para urbanitas, pero el estudiante considera que aquellos usuarios que dispongan de una zona verde pueden amortizarla con estos paneles. El emprendedor asegura que una instalación de paneles solares cuesta entre 10.000 y 20.000 euros y se amortizan en diez o veinte años. El precio de cada placa bio de un metro cuadrado será de 300 euros, por lo que los diez necesarios para un hogar medio saldrían por 3.000 euros. "Se amortiza en 4,4 años".

Estos paneles se colocan bajo tierra, por lo que es necesario plantar desde cero para instalarlos. Aunque ideados para las zonas ajardinadas de las casas particulares, también podrían aprovecharse en agricultura y para rentabilizar los tejados verdes de los edificios.

Los tres estudiantes presentaron su proyecto durante el pasado Mobile World Congress, y está en proceso de patente. De momento han llegado a un acuerdo con el Ayuntamiento de Sant Cugat del Vallés para que les financie las pruebas en las zonas verdes de la localidad.

Rafael Rebollo, Pablo Vidarte y Javier Rodríguez, creadores de Bioo © Externa Rafael Rebollo, Pablo Vidarte y Javier Rodríguez, creadores de Bioo
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de El Confidencial

image beaconimage beaconimage beacon