Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

EU exige que se investigue la desatención a un paciente por hablar en valenciano

EL PAÍS EL PAÍS 06/06/2014 El País

El diputado autonómico de Esquerra Unida, Lluís Torró, ha preguntado este viernes al consejero de Sanidad, Manuel Llombart, que aclare los hechos ocurridos en un centro de salud de Crevillent (Alicante) en el que un paciente ha denunciado que se le negó la asistencia sanitaria por hablar en valenciano. Los hechos ocurrieron cuando el hombre acudió con gripe y fiebre a los servicios médicos y estos no le atendieron porque no le entendían, según explicó este jueves Acció Cultural del País Valencià.

"Consideramos intolerable que estas cosas pasen y lamentablemente no es un hecho aislado, porque se han dado otros casos de los cuales incluso se ha hecho eco el Síndic de Greuges, reivindicando el derecho de uso de nuestra lengua. Esperamos que Llombart dé explicaciones y que se haya abierto una investigación de los hechos", ha exigido Torró.

Los hechos ocurrieron cuando el paciente acudió al centro de salud con gripe y fiebre y se dirigió a los sanitarios en valenciano. Según denunció Acció Cultural del País Valencià, que llevan la defensa jurídica del paciente, el médico "no le atendió porque no le entendió", y la celadora le dijo: "¡Ay qué gracia!, que quiere que le atiendan en valenciano". A partir de ahí, el hombre se quedó "solo y desatendido en la recepción" y "a la vista de que nadie le prestaba atención se fue".

Lluís Torró ha calificado la descripción de estos hechos como "rocambolesca" y ha asegurado que "no puede tolerarse. Menos aún en una institución pública y por parte de trabajadores públicos". Torró advierte que si los acontecimientos hubieran ocurrido al revés "es decir, si el paciente se quejara porque no le atienden en castellano, el escándalo habría sido mayúsculo". "No podemos tolerar estas situaciones", afirma.

El diputado de izquierdas afirma que lo ocurrido en Crevillent "es una clara conculcación de los derechos lingüísticos" de los valencianos. "Nos preocupa, además, que esto pase en un servicio como el sanitario donde la consejería tendría que establecer los protocolos adecuados para resolver estas cuestiones, ya que puede suponer un deterioro de la atención sanitaria".

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon