Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Eurodiputados populistas aprovechan el debate sobre el Brexit para aludir a la crisis en Cataluña

Logotipo de EL PAÍS EL PAÍS 03/10/2017 Lucía Abellán
Qué mirar próximamente
SIGUIENTE
SIGUIENTE
Nigel Farage sigue el debate sobre el Brexit en el Parlamento Europeo en Estrasburgo. © PATRICK HERTZOG Nigel Farage sigue el debate sobre el Brexit en el Parlamento Europeo en Estrasburgo.

MÁS INFORMACIÓN

  • Bruselas pide diálogo y dice que “la violencia nunca puede ser instrumento político”

Varios eurodiputados populistas han aprovechado este martes el debate parlamentario sobre el Brexit para aludir a la crisis en Cataluña. La cara más visible del populismo en Europa, el británico Nigel Farage, se ha alineado con los argumentos más radicales del independentismo catalán para poner en duda que España sea una democracia. El representante de UKIP, uno de los principales propulsores del Brexit, ha lamentado este martes “los dramáticos acontecimientos ocurridos en una supuesta democracia moderna”, en referencia a la española. Y ha acusado a la Unión Europea de “hacer la vista gorda” ante esos episodios. En particular ha aludido al presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker, para reprocharle que no diga “ni pío” ante lo ocurrido durante la jornada del referéndum.

Farage ha retorcido el argumento hasta llevarlo a su terreno, el de la salida de Reino Unido de la UE. “¿Qué habrían dicho ustedes si esto hubiera ocurrido en Reino Unido? Nos habrían llevado ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos. Gracias a Dios que nos vamos”, ha concluido este eurodiputado, en su día líder del ultranacionalista británico UKIP, durante la sesión plenaria que se celebra en Estrasburgo, con la participación de Juncker.

Otra diputada populista, Janice Atkinson (en su día expulsada de UKIP y hoy vicepresidenta del grupo parlamentario que lidera el partido de Marine Le Pen), también ha reprochado el supuesto silencio de las instituciones europeas respecto a la violencia. El mismo lunes, Bruselas consideró que el referéndum de independencia en Cataluña había sido ilegal, pero añadió que la violencia “no puede ser un instrumento en política”.

A las invectivas se ha sumado también Auke Zijlstra, holandés del partido de Geert Wilders (PVV). Anticipándose al debate monográfico sobre Cataluña que celebrará el Parlamento Europeo este miércoles, el diputado ha señalado: “Mañana hay un debate sobre Cataluña: a ver si Bruselas considera que está bien aporrear a los catalanes”.

Estas intervenciones en un debate monográfico sobre el Brexit han motivado varias respuestas enérgicas, una de ellas del presidente del Parlamento Europeo, Antonio Tajani, que no suele entrar en el contenido de los debates del pleno y se limita a moderarlos. “España es un país democrático. Felipe González y Suárez han construido una gran democracia. No es momento de polémicas”, ha recomendado Tajani, buen conocedor de España. Más enérgico, el jefe de filas del Partido Popular en la Eurocámara, Esteban González Pons, le ha reprochado a Farage: “Mi país no puede aceptar lecciones de democracia de quien no considero que sea un demócrata”.

Soberanía europea

Consciente de que los independentistas catalanes se declaran proeuropeos y, por tanto, en las antípodas del eurófobo Farage, González Pons ha concluido: “Si le quería hacer un favor a los independentistas de Cataluña, les ha hecho todo lo contrario porque estoy convencido de que quienes están intentando ilegalmente la independencia de Cataluña lo último que esperaban era el apoyo de la extrema derecha europea. Esto nos demuestra qué es lo que realmente está sucediendo en Cataluña y a qué se enfrenta el Gobierno de España”.

También Ramón Jáuregui, presidente del grupo del PSOE en la Eurocámara, ha utilizado palabras contundentes para responder a los parlamentarios eurófobos que han aludido a Cataluña. “Sus palabras son un torpedo mortal a la causa independentista; no puede haber peor apoyo que el de Farage, el de la ultraderecha europea”, ha valorado. Aludiendo en principio al Brexit, pero con la consulta catalana entre líneas, Jáuregui ha añadido: “Los referendos de independencia los carga el diablo; son un barco de problemas que conduce hacia ninguna parte”. Frente a los argumentos nacionalistas, el diputado socialista alega que la soberanía “hoy es Europa”.

Otro socialista, Enrique Guerrero, ha mostrado su sorpresa al ver "cómo líderes de UKIP y del partido de Le Pen apoyan con entusiasmo" a los independentistas catalanes y ha advertido: "Atención porque estos partidos son supremacistas y quieren sacar a sus países de la UE".

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon